Jonathan cumplió su sueño. Trabajó para esto y un 5 de diciembre del 2010 lo concretó. Mucho se habló sobre su segunda oportunidad de corona después de aquel traspié en Alemania en marzo de este año ante el cubano Yuriorkis Gamboa.

 

Anoche debía hacer valer su experiencia y localía. No podía dejar escapar esta nueva oportunidad. Y después de siete asaltos, Barros no defraudó. Un nocaut técnico y una inmensa alegría que quedará en la historia del deporte mendocino.

 

Con el cinturón en su poder, el campeón bajó sus pulsaciones y analizó el combate que lo llevó al podio de los grandes pugilistas del mundo.

 

“Es el sueño desde que me inicié en el boxeo. Esto es maravilloso y no tengo palabras para explicarlo. Cuando llegué de Alemania dije que ya me sentía campeón mundial por lo pareja que fue la pelea y lo cerca que estuve de la victoria. El crecimiento se está notando día a día y me siento capacitado para enfrentar a cualquiera”, fueron las primeras palabras de Yoni.

 

Dejando de lado sus sensaciones, pasó a analizar el combate ante el panameño Irving Berry: “En el quinto round me di cuenta que podía hacer daño. Una vez que empecé a mover la cabeza él se empezó a perder y no tenía dónde descargar los golpes. En el primer round fue todo muy desordenado pero pude meter dos ganchos al hígado importantes”.

 

“Era sabido que se iba a presentar una pelea incómoda por el estilo de boxeo de Irving. Sabía que era enredado, bastante sucio y por momentos me complicó. Metió varios cabezazos que los sentí pero trate de tranquilizarme y no dejarme llevar por eso. En algunos pasajes del combate me puse peleador porque me sacaba, pero de inmediato volvía a mi plan de pelea. La misma bronca e impotencia largaba lo que fuera y eso me hacía desarmar”, agregó.

 

“La verdad es que esperaba un poco más de Berry, me sorprendió. Creo que también a él lo sorprendió mi potencia. Mi mano le empezó a dolor de entrada cuando empecé a meter la izquierda”, completó el mendocino.

 

Sobre este importante logro para el deporte local dijo: “Me siento orgulloso de formar parte de esta generación de campeones mendocinos. Creo que luché y me sacrifiqué para esto. Lo voy a seguir defendiendo porque los mendocinos nos merecemos un lugar en el plano internacional”.

 

Con respecto a lo que viene, Jonathan manifestó que sus aspiraciones “no son solo defender el título sino desafiar también a los campeones porque pienso subir de categoría una vez que enfrente a los de mi categoría”.

 

Por último, Yoni dejó dos mensajes, uno para su amigo el Cotón Reveco y otro para los chicos que aspiran a ser como él.

 

“Reveco es mi compañero inseparable –declaró-. Yo siempre digo que es como mi hermano. Es aglo maravilloso que un familiar este al frente tuyo con la bandera argentina y apoyándote hasta el último momento de la pelea”.

 

Y finalizó: “A todos los chicos les tengo que decir que la luchen siempre porque esto no es más que sacrificio y dedicación. No hay más nada. Yo no soy más que ustedes ni que nadie. Esto es solo trabajo”.

 

Fuente: Sitio Andino

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here