Informe: Violencia en el fútbol acá, allá, y en todo el continente

En las últimas horas, el presidente de la AFA, Claudio “Chiqui” Tapia, manifestó en una entrevista que aún no parece ser el momento para que los hinchas visitantes regresen a los estadios argentinos luego de cinco años de prohibición (con excepción de la Copa Argentina, torneos de verano y copas sudamericanas)

No es para menos. Lo extraño es que la dirigencia del fútbol siquiera haya creído, hace escasos meses, que algo de la situación general pudo haber cambiado. Ni cerca de eso.

Tan solo en estas horas se produjo el primer fallecimiento de 2018 por violencia en el fútbol, cuando el barra brava Martín “Chino” Ojeda, recibió un impacto de bala en la cabeza en un enfrentamiento entre facciones de All Boys, tras un partido ante Sarmiento de Junín por el Nacional B.

El caso del asesinato de Ojeda, miembro de la barra brava llamada “La Peste Blanca”, que formó parte de la ONG “Hinchadas Unidas Argentinas” que viajó al Mundial de Sudáfrica en 2010, es llevado por la Fiscalía Criminal 45 a cargo de Marcelo Solimine.

Como el Estado argentino no tiene datos seguros, recurrimos a la ONG Salvemos Al Fútbol(www.salvemosalfutbol.org) que indica que desde la primera muerte por violencia, registrada el 30 de julio de 1922 en un enfrentamiento entre un combinado vasco de visita al país, y otro de las ligas del Interior, ya son 323 las ocurridas en el país contando la última de Ojeda.

Si ésta es la primera de 2018, hubo 6 en 2017, 5 en 2016, 7 en 2015, 18 en 2014 y 15 en 2013.

LEÉR MÁS  River debuta en el Mundial de Clubes ante el anfitrión Al Ain

Pero ésta no es la única noticia violenta. El pasado sábado, el árbitro Néstor Merlos debió suspender el partido Colón-Vélez Sársfield a los 21 minutos del primer tiempo, cuando iban 0-0, a causa de tres bombas que, todo indica, fueron arrojadas por barras bravas locales a partir del portón 1 de la Tribuna Norte, por donde ingresan quienes suelen tener 500 entradas de protocolo y se hacen llamar “Los de Siempre”.

El subsecretario de Seguridad en Espectáculos Deportivos de Santa Fe, sostiene que ya han sido identificados cinco individuos que formaron parte de este hecho violento y que uno de ellos es hijo de uno de los líderes de la barra brava de Colón pero admite que fue difícil resolver el problema porque las bombas fueron alcanzadas en bolsas una vez que el partido ya había comenzado y se intentó el “diálogo” para persuadir, y no resultó…

Lo llamativo es que la AFA siga sin un plan, más allá de decidir si deben ingresar o no los hinchas visitantes. Distintos estudios sociológicos al respecto vienen advirtiendo que esta medida es a todas luces inútil. Si desde 2013 (año de la prohibición de hinchas visitantes), hubo hasta ahora 52 muertos, significa que hay algo que no funciona y eso es que hoy, la violencia en el fútbol proviene mucho más de enfrentamientos internos entre barras bravas por el botín del negocio del club antes que la excusa del ritual por los colores ajenos.

LEÉR MÁS  River debuta en el Mundial de Clubes ante el anfitrión Al Ain

Pero no sólo eso: ayer en Paraguay falleció el joven Víctor Rafael Caballero Ferreira, de 21 años, por violencia en el fútbol en el partido entre “18 de Enero” y El Porvenir de la Liga Luqueña, mientras que en Brasil, finalizó en escándalo el campeonato paulista ganado por el Corinthians en el nuevo estadio de Palmeiras, su clásico rival, en Versao.

Corinthians no pudo festejar con su público, impedido de ocupar las tribunas visitantes por los hechos de violencia reiterados (es decir, una medida igual a la argentina), y descontentos con el arbitraje, hinchas violentos del Palmeiras saquearon la sede de la Federación Paulista de Fútbol tras el partido.

Lo ocurrido en Paraguay y Brasil no sólo no debería sorprendernos sino que deberíamos tomar nota de la muy mala influencia del fútbol argentino, desde hace tres décadas, en el resto del continente, y la fecha de inicio no es casual, sino que coincide con la llegada de la TV por cable y la necesidad de torneos continentales más largos y con más equipos para vender más, y con el efecto masivo de la comunicación, no sólo se exportaron DT que mueven fichitas y hablan con autoridad aunque luego en muchos casos decepcionen y los dirigentes locales se den cuenta del efecto del marketing, sino que hasta las barras bravas y la violencia fueron ganando terrenos en los países vecinos.

El problema no es la hinchada visitante, sino la voluntad política.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here