La situación es crítica: Independiente, el club que tras el descenso de River en 2011 se transformó en el club con más cantidad de años consecutivos en Primera División sin descensos, tiene en serio riesgo ese crédito que sostiene desde 1904, hace 108 años, cuando fue fundado.

El equipo, juegue mejor o peor, no puede ganar, no hace goles y hoy es uno de los tres equipos que al final de la temporada perderán la categoría. El mal clima afecta a todos y la interna se va haciendo lugar: los referentes del plantel dejaron trascender que el trato que reciben por parte del entrenador, Américo Gallego, no es el mejor. Acusan su mal carácter y sus modos poco amigable.

LEÉR MÁS  River se quedó con el primer superclásico del año frente a Boca en Mar del Plata

Jugadores, cuerpo técnico y dirigentes se muestran golpeados, sin reacción. Y tanto es así que los trascendidos indican que si el viernes el equipo no le gana a Unión, rival directo en la carrera por no descender, el ”Tolo” daría un paso al costado pese a que el presidente, Javier Cantero, aseguró ayer que ”en este momento, de Independiente no se va nadie”.

El titular del club estuvo ayer junto a otros integrantes de la Comisión Directiva en el entrenamiento del equipo y mantuvo conversaciones con jugadores y cuerpo técnico para hacer causa común con el objetivo principal que es conservar la plaza en la máxima categoría.

LEÉR MÁS  Gimnasia, Maipú y Huracán Las Heras, en la Copa Argentina

Pero más allá de querer mostrar una imagen de fortaleza, Cantero también está en una situación límite: los malos resultados del equipo, algunas cuestionamientos por contrataciones de jugadores y sus contradicciones con la política para con la barra brava llevaron a algunas agrupaciones opositoras como Lista Roja, Agrupación Independiente, Nueva Generación Roja y Agrupación Gente Independiente, a pensar en la posibilidad de desestabilizar su mandato pidiendo su renuncia y llamando a elecciones anticipadas (en 60 días), tal como sucedió con Carlos Abdo en San Lorenzo en septiembre pasado.
La reunión de estos grupos representativos terminó, finalmente, con el acuerdo entre todos de apoyar al plantel de aquí hasta el final del campeonato porque consideran que, de lo contrario, generarían un clima de máxima tensión que sería contraproducente respecto de la calma que el plantel necesita para salvar la categoría. Exigieron, sin embargo, una reunión en carácter de urgente con el presidente del club.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here