Se vienen las Eliminatorias Sudamericanas y con ellas un largo receso para Independiente Rivadavia, que hoy en día solamente piensa en Gimnasia y Esgrima de Jujuy. El conjunto del Parque tiene la mente puesta en el equipo del norte y buscará traerse un buen resultado del estadio 23 de Agosto. El entrenador, Claudio Del Bosco, tiene por delante aproximadamente 10 días para rearmar un equipo que tendrá bajas importantes.

De acurdo a Mendoza Gol, dos de los pilares más importantes de la defensa como Pablo De Miranda y Judelín Aveska no podrán ser de la partida ante el Lobo jujeño porque llegaron a las cinco amarrillas en el juego ante Instituto. Las variantes que tiene a mano Del Bosco para reemplazarlos son Jossimar Mosquera y Santiago Villafañe.

Por un lado, De Miranda usaría este descanso para recuperarse del todo de aquella molestia que padece en su aductor, recordamos que llegó con lo justo al choque ante la Gloria, y estar de la mejor forma en las últimas dos fechas de la Primera B Nacional. Otro que trabajó de forma diferenciada es Cristian Fabbiani. El Ogro se presentó a entrenar pero todavía sigue siendo un interrogante de cuando será operado de su rodilla.

El que ya está recuperado y entrenando a la par de sus compañeros es Martín Gómez. El Pelado no se quiere perder ningún partido hasta el final y ya se encuentra a las órdenes del entrenador. El Azul tendrá un buen receso que le servirá para recuperar algunos jugadores importantes y llegar al 100% al choque más importante de la temporada: ante Guillermo Brown de Madryn. Si la Lepra le gana a los patagónicos se salvará de todo. Este parate le viene como anillo al dedo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here