Iban 44 minutos del primer tiempo cuando Fernando Gago abandonó el campo de juego lleno de bronca y dolor. No es para menos: el volante, que hasta entonces jugaba un buen Superclásico, se cayó sólo y volvió a romperse el tendón de Aquiles de su pierna izquierda.

El parte médico de Boca, firmado por el doctor Jorge Batista, indica que la lesión de Fernando Gago es una ”ruptura insercional del tendón de Aquiles y del injerto del tendón del flexor propio del hallux del tobillo izquierdo utilizado en la cirugía previa”.

El texto también indica que ”se efectuó RMN que constata la lesión” y añade que el jugador será operado mañana, y que tendrá para seis a siete meses fuera de las canchas.

Las imágenes son elocuentes. El mediocampista fue a disputar en su área una pelota con Lucas Alario y cayó al piso. Comenzó a revolcarse pese a que el delantero de River no lo había golpeado, y lo que parecía una simulación pronto quedó claro que era algo más: Gago quedó tendido en el suelo. Tras recibir atención, se fue de la cancha sin poder pisar con la pierna izquierda.

Aparentemente, un mal apoyo -¿habrá influido el mal estado del campo de juego?- derivó en la lesión que lo hizo abandonar la cancha. El jugador se fue mientras destilaba enojo y avanzaba a los saltos son su pierna derecha. Después, se retiró del estadio en muletas para hacerse los estudios.

No es la primera vez que Gago tiene que abandonar un Superclásico por esa lesión. El 13 de septiembre de 2015, el partido del volante duró apenas 24 segundos en el Monumental. Esa vez también se lesionó solo: corría una pelota, se frenó y se tiró al piso. “Me corté el tendón”, le dijo a un compañero en ese instante. Al otro día fue operado y se perdió el resto del año. En ese Superclásico, su reemplazante fue Nicolás Lodeiro, luego autor del gol que le dio la victoria a Boca por 1 a 0.

El panorama para el armado del equipo de Guillermo Barros Schelotto es difícil: a la lesión de Gago se le suma la de la semana pasada de Andrés Cubas, quien tiene comprometido el ligamento deltoideo de su tobillo derecho y no podrá jugar por, al menos, tres meses. Cabe recordar que, en el puesto de volante central en el plantel, Cristian Erbes recién está volviendo de una larga lesión.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here