El director técnico de Newell´s Old Boys, Gustavo Raggio, presentó esta tarde su renuncia al cargo luego de la derrota que sufrió su equipo por 2 a 0 como visitante de Rosario Central, en el clásico de la ciudad, aunque la dimisión aún no fue tratada por los dirigentes rojinegros, algunos de los cuales además sufrieron la rotura de sus autos a manos de sus propios hinchas, en el estadio Coloso Bielsa del parque Independencia.

Algunos dirigentes y empleados rojinegros habían dejado sus autos estacionados en la playa del estadio rojinegro para acompañar el colectivo de la delegación hasta el Gigante de Arroyito, pero cuando regresaron del clásico encontraron sus vehículos destrozados por el ataque de un grupo de socios y simpatizantes ñulistas.

Tras el partido un grupo de hinchas rojinegros se dirigió hasta el domicilio del presidente ñulista, Guillermo Lorente, cerca del estadio rojinegro, quien los atendió en la puerta de su casa, en medio de agresiones verbales similares a las sufridas por el dirigente y por el vicepresidente primero, Jorge Ricobelli, también en el frente de sus viviendas, por las que hay un grupo de hinchas acusados en una causa judicial.

En cambio, los jugadores rojinegros corrieron mejor suerte, dado que como estaban concentrados en el Predio La Ilusión, de la localidad de Ricardone, fueron al clásico en colectivo y así se salvaron de que sus propios hinchas atacaran también sus vehículos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here