Se trata de Graham Capstick, del Holker Old Boys, quien le convirtió ese gol histórico al arquero del Chadderton, Lee Swanson, quien falló un cálculo y sufrió el pase de la pelota por encima de su cabeza luego de un extraño pique.

En su momento, analistas que trabajan para el libro Guinness se habían manifestados en crear una nueva categoría para incluir esa proeza.

LEÉR MÁS  Barovero cerró las puertas a una posible vuelta a River

Capstick celebró el gol del triunfo muy especialmente y dijo que había sido obra de su entonces flamante cabeza rapada.

Palermo, por su parte, consiguió ayer un gol desde casi 39 metros, luego de un mal rechazo del arquero de Vélez, Germán Montoya.

Sin embargo, y por lo visto, no será suficiente para el récord.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here