El partido fue deslucido, desprolijo, pero la actitud de ir al frente de los dos equipos hizo que el juego se convirtiera en atractivo, por las llegadas de peligro frente a los dos arcos.

 

Es que merced a las fallas defensivas y a la obligación de los dos equipos por mantener sus ambiciones intactas, el encuentro tuvo ritmo y más allá de las imprecisiones, entregaron una gran cantidad de situaciones de gol.

 

La primera llegada fue para Quilmes, a los 3 minutos, con un pelotazo largo de Kalinski, para que Garnier le gane la espalda a Donda y se ubique mano a mano con Torrico, pero el remate final no tuvo la fuerza necesaria como para evitar la reacción del arquero.

 

Hasta que a los 13 minutos, un saque de Torrico fue la habilitación para el primer gol del partido, porque Carlos Sánchez se la bajó a Ramírez y el ex Colón quebró la seguridad de Galíndez con un disparo desde afuera del área.

 

Ese tanto alimentó el atrevimiento de Quilmes, que generó varias acciones de peligro, apostando especialmente a los pelotazos cruzados, pero sus delanteros fallaron, sistemáticamente, en el último toque.

 

En cambio, en el otro arco, la contundencia fue mayor, porque a los 30 minutos, tras un centro de Voboril, Fontanini se arrojó al piso para evitar que Villar tomara contacto con el balón, pero no hizo más que empujar la pelota a la red, en su propio arco.

 

Terminó siendo gol en contra de Fabricio Fontanini, defensor de Quilmes, aunque el árbitro le otorgó el gol a Diego Villar, volante de Godoy Cruz, que estaba a la expectativa en la jugada.

 

En el complemento, el panorama no se modificó y el partido siguió siendo de ida y vuelta. Porque a la búsqueda constante de Quilmes, Godoy Cruz contestó a los 5 minutos con un cabezazo de Russo que se fue apenas junto al palo izquierdo del arco defendido por Galíndez.

 

Quilmes también tuvo sus situaciones en el segundo período, con un tiro de Kalinski, un cabezazo de Fontanini y una llegada a fondo de Cauteruccio, pero la falta de contundencia lo dejó con las manos vacías en el resultado.

 

 

Con este resultado, Godoy Cruz confirmó su chapa de aspirante al título, porque llegó a 26 unidades, quedando a un paso de la cima, como escolta de Vélez, que esta fecha enfrenta a Lanús.

 

En tanto, Quilmes llevaba cinco partidos sin perder y ahora vuelve a quedar comprometido con el descenso directo, porque está último en la tabla de los promedios.

 

 

 

La síntesis:

 

Godoy Cruz: Sebastián Torrico; Roberto Russo, Leonardo Sigali, Nicolás Sánchez y Germán Voboril; Carlos Sánchez, Juan Carlos Falcón, Israel Damonte y Mariano Donda; Diego Villar; Rubén Ramírez. DT: Jorge Da Silva.

 

Quilmes: Hernán Galíndez; Danilo Gerlo, Sebastián Martínez, Fabricio Fontanini y Claudio Corvalán; Francisco Cerro, Enzo Kalinski, Pablo Garnier y Gervasio Núñez; Miguel Caneo; Bernardo Romeo. DT: Ricardo Caruso Lombardi.

 

Goles en el primer tiempo: 13’ Rubén Ramírez (GC), 30’ Fabricio Fontanini (Q), en contra.

 

Cambios en el segundo tiempo: Al reinicio, Martín Cauteruccio por G. Núñez (Q), 13’ Pablo Vázquez por Romeo (Q), 14’ Santiago Raymonda por Corvalán (Q), 32’ Ariel Rojas por Donda (GC), 38’ Alvaro Navarro por Ramírez (GC), 40’ Nicolás Olmedo por Villar (GC).

 

Amonestados: Donda (GC); Gerlo, Cerro (Q).

 

Arbitro: Carlos Maglio.

 

Estadio: Juan Gilberto Funes de San Luis (local Godoy Cruz).

 

Telam

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here