La selección portuguesa fue el gran dominador del encuentro, aunque tardó en resolver debido a su falta de puntería.

Hasta que llegó Cristiano Ronaldo para resolver a 11 minutos del final con un gol que hizo justicia por los méritos de su equipo.

La primera parte fue lo que quiso Cristiano Ronaldo. Y la segunda también. Mientras estuvo oculto, Portugal no fue nada. Y cuando el astro decidió emerger, durante una hora, su selección se alzó por muy encima de su rival.

La República Checa entró mejor en el partido, con el ánimo que se le presupone al equipo que debe enjugar la diferencia técnica con el despliegue físico. Y suyas fueron las llegadas más peligrosas en los primeros instantes.

LEÉR MÁS  Piden a Passarella para la selección de Paraguay

Portugal no acababa de encontrarle el rumbo al partido. Perdía numerosos balones y su defensa, muy retrasada, permitía a los checos recibir con comodidad entre líneas.

Pero en el tramo final de la segunda parte surgió la imperial figura de Cristiano Ronaldo. A los 34 minutos, el delantero portugués se inventó una tijera y el balón salió fuera por poco ante la mirada de pánico de Petr Cech, el veterano arquero checo.

Y un minuto después lanzó una falta muy lejana que se fue por un metro. Pero nada como la ocasión final de la primera mitad, cuando Cristiano Ronaldo hizo un control prodigioso, se giró y remató al palo. El portugués estaba desatado y la República Checa saludó el descanso con temblor de piernas.

LEÉR MÁS  “No creo que tenga chance de ir al Mundial”, dijo Benedetto

La segunda parte fue de Portugal o de Cristiano Ronaldo, quien viene a ser lo mismo. Su primera acción fue mandar una falta al palo, según reportó la agencia de noticias alemana DPA.

A Portugal le bastó enseñar a Cristiano Ronaldo para intimidar a una República Checa que gastó toda su energía en no hacer nada. Y hubiera sufrido una goleada de no ser por la mala puntería portuguesa y la buena actuación de Cech.

LEÉR MÁS  Boca se podría quedar con uno de los pedidos por Gallardo

Portugal lo intentaba por todas partes. Por la izquierda, por la derecha, por el centro, por arriba, por abajo… Y no había manera. No es que su rival defendiera bien, sino que Portugal no encontraba la precisión.

Pero todo acabó a 11 minutos del final. Moutinho centró desde la derecha y Cristiano Ronaldo planeó para poner un remate de cabeza impecable. Ahí acabó un partido dominado por Cristiano Ronaldo. Ahora, Portugal se medirá en semifinales con el ganador del encuentro España y Francia, que jugarán el sábado venidero.

Telam

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here