Carlos Oliveri, enviado especial

Estudiantes salió a jugar el partido con una idea clara, la de pelear cada pelota como si fuera la última en todos los sectores del enorme campo del estadio Mineirao y mostrándose sin titubear.

Por eso, al minuto de juego Christian Cellay salió a matar o morir trabando una pelota con Wagner, a quien le dejó una marca de por vida en el tobillo, y ahí quedó claro cuál sería la postura del equipo argentino.

Con la firmeza de Cellay, la fuerza de arriba que muestra siempre Rolando Schiavi, la categoría de Juan Sebastián Verón y la movilidad de los dos delanteros, Estudiantes complicó el trabajo de Cruzeiro, que en el primer cuarto de hora se mostró muy incómodo en el partido.

LEÉR MÁS  En La Feliz, River fue más y se quedó con el primer superclásico del 2018

A esa valentía de Estudiantes para luchar y pelear le faltó audacia y decisión para atacar, porque las pocas veces que la tuvo la posibilidad de parase en campo lastimó a Cruzeiro, pero fueron las pocas veces que se atrevió.

Las dimensiones de la cancha con el correr de los minutos comenzaron a conspirar contra Estudiantes, porque en esa “estancia”, como llamó al campo de juego del estadio Mineirao alguna vez Alfio Basile, es casi imposible cubrir todos los espacios, por más que todos defiendan.

Entonces, cuando las piernas de los argentinos comenzaron a no ser las mismas que las del arranque del partido la historia comenzó a complicarse porque Ramires y Wagner con espacios comenzaron a generar juego para Kléber y Wellington Paulista y así Estudiantes tuvo que sufrir.

LEÉR MÁS  La última función de Pablo Aimar

Si Verón corre más de lo que juega, si Leandro Benítez no se compromete con el juego y los demás piensan más en defender que en atacar es más fácil perder que ganar.

Pese a la poca ambición ofensiva de Estudiantes, cuando los brasileños eran una invitación para ser atacados, los argentinos en la primera etapa tuvieron tres chances claras de gol, pero Boselli desaprovechó dos y en la restante no llegó Enzo Pérez.

LEÉR MÁS  River se quedó con el primer superclásico del año frente a Boca en Mar del Plata

En los minutos finales del primer tiempo los dirigidos por Sabella se dieron cuenta que atacar era un buen negocio, que Cruzeiro se mostraba nervioso y se plantó en campo contrario, algo que provocó que no sufriera más en su arco y generar peligro en el contrario, para irse al descanso mejor parado en esta final de Copa Libertadores.

Cruzeiro: Fabio; Jonathan, Leonardo Silva, Thiago Heleno y Gerson Magrao; Ramires, Henrique, Marquinhos Paraná y Wagner; Kléber y Wellington Paulista. DT: Adilson Batista.

Estudiantes: Mariano Andújar; Christian Cellay, Rolando Schiavi, Leandro Desábato y Germán Ré; Enzo Pérez, Rodrigo Braña, Juan Sebastián Verón y Leandro Benítez; Mauro Boselli y Gastón Fernández. DT: Alejandro Sabella.
 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here