Y, como si esto fuera poco un gran acompañamiento de la gente que coronó todos los partidos con presencia total y cánticos al estilo futbolero que no dejaba de sorprender a propios y extraños.

Y fueron los menos pensados los que cambiaron la historia, los que dejaron patas para arriba toda esa euforia que se vivió en la previa. Feliciano López y Fernando Verdasco, los hombres que en primera instancia estaban apuntados únicamente para el sábado, se vistieron de héroes y ganaron cada punto que jugaron.

LEÉR MÁS  Gremio frustró a Independiente en los penales

Los análisis apuntan a distintas situaciones que derivan en la derrota, pero quizás la más importante fue la falta de trabajo en equipo, las diferencias entre los jugadores argentinos se evidenciaron en todo momento y que se coronó en el acto final cuando se observó que, mientras los españoles recibieron el trofeo abrazados, los jugadores argentinos lo hicieron con las manos atrás: UNA POSTAL.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here