Vencido el préstamo con Boca, el atacante debe volver al San Pablo. Sin embargo, el club brasileño le dio vacaciones debido a que no será tenido en cuenta. “El Xeneize” apuesta a una nueva cesión, pero la negociación no será fácil

El viernes 30 de junio venció el préstamo de Ricardo Centurión a Boca Juniors y no hay certezas respecto de cómo continuará la carrera del atacante. Aunque debe regresar al club dueño de su pase, el San Pablo de Brasil, el cuerpo técnico del conjunto paulista ya avisó que no lo tendrá en cuenta.

La dirigencia del club brasileño está decidida a encontrarle nuevo club a Ricky, a quien el técnico Rogério Ceni no tiene en sus planes. Es por eso que el jugador no se sumó a las prácticas del San Pablo: le dieron vacaciones con el objetivo de no forzar su condición física, cuidarlo de nuevas lesiones y así poder negociar su pase.

LEÉR MÁS  Nuevo parte oficial por el submarino desaparecido

El pase de Centurión pertenece al San Pablo de Brasil (Getty)

El entrenador de Boca, Guillermo Barros Schelotto, considera a Centurión una pieza clave del armado de su equipo y espera que los dirigentes puedan hacer un esfuerzo para retenerlo, pero el club no está dispuesto a comprar su pase, valuado en unos seis millones de dólares.

Según el diario Lance de Brasil, hasta el momento, San Pablo no ha recibido ofertas de otros equipos por Centurión y “El Xeneize” tiene la prioridad en las negociaciones. Sin embargo, un nuevo préstamo ha sido descartado por el manager del conjunto brasileño, Vinicius Pinotti.

LEÉR MÁS  Mundial de Futsal: las chicas mendocinas siguen brillando

Guillermo busca la continuidad del jugador (Télam)

El elenco brasileño apuesta a vender al argentino para hacerse de dinero con el objetivo de salir a comprar nuevos jugadores. Además, de quedarse en el club, Ricky no tendrá espacio debido a que San Pablo ya cuenta con seis extranjeros en su plantel y en el campeonato se permite usar un máximo de cinco por partido.

LEÉR MÁS  Liga Mundial: sorpresiva eliminación de Las Leonas

Boca buscará a capitalizar esa necesidad del San Pablo, pero la negociación no será fácil. Los paulistas se han puesto firmes en su posición de no aceptar un nuevo préstamo y, al mismo tiempo, la dirigencia “Xeneize” no confía en el comportamiento del jugador fuera de las canchas.

Mientras se define su futuro, el jugador gozará de unas vacaciones. El atacante estará a la espera de la confirmación respecto de dónde jugará el próximo semestre: si será en San Pablo, en Boca o en un nuevo destino.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here