La etapa de este jueves, que unirá Chilecito con Tucumán, tendrá una prueba especial neutralizada de 416 kilómetros, dividida en tramos de 211 y 206 kilómetros, respectivamente.

El camino estará plagado de dificultades, más aún teniendo en cuenta que las cuatro etapas desarrolladas hasta ahora resultaron más duras y agotadoras para el inicio del rally que en las cinco ediciones anteriores.

La mayor parte de la especial será de arena y los pilotos tendrán que ser certeros con la navegación, que en esta etapa requerirá mayor atención.

Será una buena previa para los que queden en carrera de cara al desierto de Atacama, después de la primera semana.

A su vez, las altas temperaturas de la zona demandarán que los pilotos sean cuidadosos con los motores y no se pasen de “revoluciones” ya que eso podría resultar fatal.

Aquellos que hayan sabido combinar bien la estrategia, la velocidad y la navegación habrán transitado desde su salida de Rosario entre 4.138 kilómetros y 4.676, dependiendo la categoría, de los 9.200 totales que tendrá el rally tras su paso por Argentina, Bolivia y Chile.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here