Djokovic ganó en set corridos y se coronó campeón del US Open 2018

Un aguerrido Juan Martín del Potro enfrentó a Novak Djokovic en la final del US Open 2018. El tandilense no pudo y cayó 6-3, 7(7)-6(4), 6-3 ante el serbio.

Novak Djokovic lo quiere todo. Vuelve a ser el tenista con la ambición y el carácter ganador propio de los balcanes. El serbio, después de ganar Wimbledon, se anotó el segundo “Grand Slam” consecutivo tras deshacerse de Juan Martín Del Potro por 6-3, 7-6(4) y 6-3.
“Delpo”, que sólo había cedido un set en el torneo, en los cuartos con John Isner, vio cómo se fue de la final con el casillero de mangas a cero. La razón hay que buscarla en un Djokovic excelso, que se hizo amo y señor del partido en el momento que empezó a hacer correr de lado a lado al gigante de Tandil.

Con la pista Arthur Ashe cerrada, como consecuencia de la lluvia, “Nole” hizo buena su estadística de victorias bajo techo. Y es que gana el 78 por ciento de sus compromisos en esas condiciones. La última vez que se encontró con una circunstancia similar fue en las semifinales de Wimbledon ante Rafael Nadal.
Nadal ya siente al tenista de Belgrado en el cogote porque el campeón del US Open saldrá inmediatamente detrás de él en la Race 2018 y regresará al podio ATP en el ranking tradicional, sólo por detrás del manacorí y de Roger Federer.

LEÉR MÁS  El Barcelona ganó con tres perlas de Messi

Djokovic rompió el saque del argentino en el octavo juego del primer set y cerró el asalto inicial inmediatamente después. En la continuación, el pupilo de Marian Vajda intentó dar la estocada definitiva y logró un segundo “break” en el tercer juego.
Del Potro sabía que sus opciones de llevarse el título pasaban por llevarse la segunda manga. Reaccionó y pasó de un 3-1 abajo a un 3-4. Tuvo después tres pelotas para situarse 3-5 y saque. El octavo juego se alargó 20 minutos. El serbio aguantó todos los ataques y dio un golpe mortal anotándose la muerte súbita.

El argentino se veía obligado a recurrir a una épica que no iba con él. Y es que, a lo largo de su carrera, sólo en dos ocasiones había remontado un marcador tan desfavorable: final de la Copa Davis 2016 ante Marin Cilic y los octavos del US Open 2017 con Dominic Thiem.
Los dos protagonistas de la final se fueron a los vestuarios para recargar sus baterías. El segundo set les había exprimido tanto a Djokovic y Del Potro que se tomaron siete minutos antes de regresar a la acción. En el tercer acto, el tenista de Tandil aguantó hasta el tres iguales. Luego llegó la tormenta perfecta de “Nole”, que terminó en la red, donde ganó 27 puntos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here