Del Potro jugará la Copa Davis

El tenista nacido en Tandil, octavo en el ranking mundial de la ATP y artífice del triunfo sobre Croacia de abril pasado que depositó a Argentina entre los cuatro mejores de la Davis, vivió una jornada a full, ya que probó temprano su mano, luego confirmó su presencia y más tarde entrenó fuerte en el estadio Mary Terán de Weiss, escenario de la serie.

”A pesar de la lesión voy a dejar todo en la cancha, como siempre, y espero que las cosas salgan bien. No guardaré reposo como recomendó mi médico (en alusión al doctor ”yanqui” Richard Berger), las ganas de jugar la Davis pueden más en este caso”, explicó el tenista de 23 años, medalla de bronce en los recientes Juegos Olímpicos de Londres y octavo en el ranking mundial.

La confirmación de que Argentina tendrá a su ”as de espadas” cambió el semblante del capitán Martín Jaite, quien se mostró mucho más suelto y descontracturado durante la práctica vespertina, y también incidió en el ánimo del resto del equipo, que completan Juan Mónaco (11), Carlos Berlocq (45) y el doblista Eduardo Schwank, 60 del mundo en la especialidad.

El tandilense fue el epicentro de la jornada, de hecho cuando asomó su larga figura en la cancha central del estadio recibió la ovación de unas 500 personas que se acercaron sólo para verlo a él, la mayoría niños de la Escuela de Tenis que conduce José Luis Clerc, que funciona en el predio de Villa Soldati.

La ”Torre de Tandil” entrenó durante una hora y cuarto con el colaborador Diego Schwartzman (236), a quien castigó una y otra vez con sus ‘misiles’ de derecha, con una potencia inusual que generó los aplausos y admiración del público, que aprovechó el día casi primaveral y se acercó a presenciar la práctica.

Del Potro entrenó duro, pero durante varios pasajes evitó pegar su revés a dos manos, para no sobrecargar la muñeca izquierda, algo que lo obligó a un desgaste físico mayor ya que tuvo que correr para invertirse y golpear de derecha, bajo la atenta mirada de su coach Franco Davín, quien supervisó cada movimiento.

El resto del equipo entrenó en canchas separadas, por un lado en la central, ni bien concluyó Del Potro, lo hicieron ”Pico” Mónaco y el correntino Leonardo Mayer (ahora fuera de la formación, pero iba e entrar si no jugaba ”Delpo”), y en la auxiliar practicaron Carlos Berlocq y Eduardo Schwank, quienes serán los doblistas.

Más allá de la confirmación de que jugará Del Potro, la serie ante los checos será muy complicada, ya que se trata de un equipo experimentado y con variantes.

Es que Tomas Berdych (6), reciente semifinalista del US Open luego de eliminar a Roger Federer (1) y antes de caer ante el campeón Andy Murray (4), es un rival de cuidado, al igual que el experimentado Radek Stepanek (40), y también Lukas Rosol (88), muy peligroso cuando está inspirado, de hecho eliminó al español Rafael Nadal (3) en el último Wimbledon.

El capitán checo Jaroslav Navratil diagramó una estrategia que contempla incluir el viernes a Berdych y Rosol en los singles, mientras que el sábado utilizará a Stepanek en el dobles.

Stepanek viene de ser finalista del US Open en pareja con el indio Leander Paes, y junto a Berdych solo perdió un partido sobre 11 jugados, en la final del Grupo Mundial 2009 ante los ‘zurdos’ españoles Fernando Verdasco y Feliciano López, en Barcelona.

Los checos se instalaron en semifinales tras eliminar a Italia y a Serbia, en ambos casos por un marcador de 4-1, mientras que Argentina dejó en el camino a Alemania y el mencionado Croacia, por idéntico marcador, e irá en busca de otra final, ante el vencedor de la serie que animarán en la ciudad de Gijón el local España y los Estados Unidos.

Luego de cinco meses, desde que se superó a los croatas también en el Mary Terán de Weiss, la Davis vuelve a latir fuerte y atraer a los argentinos, quienes seguramente extrañarán al símbolo ‘copero’ del equipo, el cordobés David Nalbandian, lesionado.

El tenista nacido en Unquillo sufrió un desgarro abdominal hace 16 días, antes de su frustrado debut en el US Open, y se perderá la serie de Copa Davis, lo único que le interesa conquistar en el tramo final de su exitosa carrera.

Argentina, subcampeón de la Davis en 1981, 2006, 2008 y 2011, no tendrá entonces a Nalbandian, pero el tandilense Del Potro tomó la posta y aceptó el desafío de ponerse el equipo al hombro y jugar con un problema físico, en un gesto que resalta la importancia de la Davis para los tenistas. Telam

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here