Es el piloto más joven del Dakar. Esta aventura arrancó para él con 18 años, tres meses y cinco días. Pero Sheldon Creed habla con una tranquilidad pasmosa. Suponemos que los nervios quedan en el interior del cockpit de su buggy Gordini. ”Lo peor eran los días previos. Estaba ansioso por subirme al coche, por probar esto del Dakar, esa apasionante prueba de la que me había hablado Robby”, comenta él, apodado The Prodigy. El prodigio, con eso basta. Ese Robby al que alude no es otro que Robby Gordon, todo un personaje en el Dakar, el sota, caballo y rey de cualquier edición con su tradicional salto con el Hummer en la rampa de salida.

Es su bautismo en el Dakar, así que es lógico que esté lejos de los líderes (a una hora y 15 minutos de Loeb), pero es 25º en la general y aprende día a día. Gordon conoce a Sheldon, campeón de todo (desde BMX, motocross o Dirt Track a karts o Super Trucks), y le animó a competir en el raid entre los raids. ”Sentía curiosidad porque una cosa es lo que te comentan, los kilómetros de preparación, y otra la carrera”, apunta Sheldon, con la gorra apenas dejándole ver los ojos. ”Robby me hablaba del Dakar, me decía que tenía que hacerlo, pero pensaba que no iba en serio cuando decía que me iba a ofrecer un coche para competir. Me telefoneó hace unas semanas y me ofreció esa posibilidad. Y le dije que sí, claro. Hace unas semanas no me hubiera imaginado que algo así podía ocurrirme”, afirma Creed, que contará como copiloto con Jonah Street, con experiencia dakariana en motos.

LEÉR MÁS  Racing vapuleó a Vasco Da Gama en El Cilindro

El suyo ha sido especialmente ”un aprendizaje a base de vídeos y de lo que explicaba Robby”, con entrenamientos especiales ”en los que se hacía lo posible para que el coche sufriera una avería”. ”Pero claro, luego había que ver cómo funciona todo en carrera. Ya sabía cómo iba el Mini, también el Toyota, era consciente de que en las zonas de velocidad pura podían sacar ventaja, pero creo que en otras etapas, por ejemplo más hacia el final del raid, nuestro coche podrá responder mejor”, afirma. Mientras, Gordon no tiene dudas sobre su fichaje: ”Sheldon es un piloto con mucho talento, un campeón y ya está familiarizado con este tipo de vehículos. Está más que preparado para asumir el desafío”, asegura.

LEÉR MÁS  River le ganó a Emelec en Ecuador y se acomodó en el grupo

Creed se siente seguro, habla de que esto es ”una aventura tremenda” para él, pero por su juventud le preguntamos si el Dakar supone más un reto psicológico o físico. Su respuesta: ”La edad no es un problema. Lógicamente tengo que aprender, saber cómo se compite en esta prueba. A medida que pasan las etapas me siento más cómodo, pero confío en superar también el reto psicológico que plantea la carrera”. Y así, con esos ojos, ve el Dakar Sheldon Creed, ese chaval que seguirá de cerca lo que haga en motos Toby Price, a quien conoce de pruebas en Australia, y que se declara fan de Jimmy Johnson, estrella de la Nascar. Y de Robby Gordon, of course. ”Robby especialmente”, confiesa. Y se ríe.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here