En los 36 minutos que duró el informal encuentro, el armador de fútbol xeneize, ausente durante casi todo el segundo semestre del 2010 por una lesión en la rodilla, mostró las virtudes que lo elevaron a ídolo de la afición azul y oro.

Riquelme no solamente convirtió el gol del elenco suplente (tras una buena maniobra de Esteban Orfano) sino que desplegó su habitual repertorio de pases en profundidad, de pausas y enganches y así se erigió en la figura del mini-partido.

Hubo también un buen acompañamiento de Walter Erviti, uno de los refuerzos llegados para el próximo Clausura, quien se movió al costado de Román y mostró criterio y precisión en cada una de sus intervenciones.

El director técnico Julio César Falcioni decidió preservar al lateral José María Calvo, por una ligera molestia muscular, mientras que hizo lo mismo con el marcador de punta izquierdo, Fabián Monzón, quien no jugó por un traumatismo.

Entonces, la formación titular boquense comprendió a Cristian Lucchetti; Enzo Ruiz, Matías Caruzzo, Juan Manuel Insaurralde y Clemente Rodríguez; Diego Rivero, Leandro Somoza, Sebastián Battaglia y Nicolás Colazo; Pablo Mouche y Martín Palermo.

En el conjunto suplente, más allá de Riquelme y Erviti, se alistaron el arquero Javier García y los atacantes Lucas Viatri y Ricardo Noir, entre otros.

En el segundo período, ya con mayoría de elementos de la división Reserva en cancha, pasaron a jugar para los titulares Esteban Orfano (entró por Rivero), Juan Sánchez Miño (por Colazo) y Leandro Aguirre (por Clemente Rodríguez).

El plantel xeneize descansará mañana y volverá a las prácticas el lunes, a las 9.30, en Casa Amarilla, para encarar el tramo final de la preparación previo al comienzo del torneo Clausura, pautado para el domingo 13 a las 19.10 frente a Godoy Cruz de Mendoza, en La Bombonera.

Telam

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here