“Se jugó la final de la Copa América en la cancha de River, vimos gente correr, 54 mil personas en las tribunas y no estaba la Selección Argentina”. Así definió Ernesto Cherq    uis Bialo, el vocero de la AFA, el por qué del despido de Sergio Batista al frente de la Selección. Lo único que sabía todo el país fue lo único que anunciaron desde la AFA.

Ahora, el Comité de Selecciones, integrado por Luis Segura (Argentinos), Juan Carlos Crespi (Boca), Mario Contreras (Godoy Cruz), Julio Ricardo Grondona (Arsenal e hijo del Jefe), Germán Lerche (Colón) y Noray Nakis (Ascenso) se tomará una semana para decidir el reemplazante de Batista. Sin embargo, y aunque Cherquis Bialo dijo que no se habló de candidatos, el nombre ya lo definió Julio Grondona, la semana pasada: Alejandro Sabella.
El presidente de la AFA se caracterizó por cambiar drásticamente de estilo cada vez que tuvo que reemplazar al técnico de la Selección. El mejor ejemplo es el de Carlos Bilardo, que vino después de César Menotti. Los polos opuestos del fútbol argentino. Una vez que se fue el Narigón, llegó Alfio Basile, de estilo muy cercano al del Flaco. Cuestionado por poco riguroso el Coco, cayó la mano dura de Daniel Passarella. Después se nombró a Pekerman, pero José no quiso, sugirió a Marcelo Bielsa y Grondona compró. Luego del Loco tuvo la chance el multicampeón con los Juveniles. Otra vez el Coco. Maradona. Batista. Y ahorcado el Checho, que no pudo plasmar su discurso de jogo bonito en la cancha, se viene Alejandro Sabella, hombre de Bilardo y campeón de América y del fútbol local con Estudiantes.

Pachorra iba a ser el reemplazante de Maradona, pero como Batista estaba ahí, cerquita, a mano, le ganó la pulseada. El perfil de Sabella es muy distinto al de Diego, aunque también se lo podría calificar como un entrenador “jugadorista”. Nunca se lo escuchó al ex entrenador de Estudiantes vanagloriarse por los logros del equipo. Porque para él, los jugadores son los que hacen el trabajo. Cuando formó parte del cuerpo técnico de Passarella, jamás levantó la voz, fue siempre fiel a su amigo. Y esperó pacientemente una buena oportunidad para demostrar sus condiciones. Hasta que lo hizo con Estudiantes.

Con respecto a su estilo como técnico, Sabella se considera un admirador de Bielsa y desearía tener su capacidad de trabajo. Es meticuloso y estudioso. Aunque parezca serio, los que lo conocen en la intimidad cuentan que es buen bromista. Y él mismo explica qué debería tener un buen entrenador: “Que el jugador se dé cuenta de que sabe. Ser honesto, decir la verdad y no crear falsas expectativas”.

Sabella es el elegido de Grondona para reemplazar a Batista. A fines de la semana pasada le pidieron que postergara su viaje a Emiratos Arabes (tenía todo cerrado con el Al Jazeera). Ese fue el primer indicio se que su nombre ya estaba decidido. Y en la reunión del Comité Ejecutivo de la AFA en Ezeiza hubo otro: le pidieron a Rubén Filipas, presidente de Estudiantes, que fuera para pedirle referencias de Sabella.

¿Está todo dicho?

Diarioregistrado

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here