Carlos Bianchi ya piensa en refuerzos para el nuevo Boca

”Al equipo y a mí nos dio vergüenza la derrota”, dijo Bianchi tras el categórico 6-1 sufrido por Boca ante San Martín en San Juan y sentenció así el futuro de varios de los jugadores que ayer vieron desde adentro el histórico traspié.

De acuerdo a lo que consigna en su noa Playfutbol, la lista de los que no seguirán en Boca era difusa hasta ayer, cuando tomó cuerpo connombres y apellidos que el entrenador evaluaba con detenimiento, sin apresurarse, pero que el 6-1 aceleró a modo de confirmar que hay jugadores que se irían del club al final de la actual temporada.

Y el potencial se da, básicamente, porque Boca no podrá comprar jugadores si no vende, algo que, con el actual nivel de la mayoría de los que conforman el plantel, será difícil.

Los nombres que no continuarían en el club

Oscar Ustari: quien en la pretemporada provocó en los hinchas el debate sobre si él u Orión debían ser el arquero titular de Boca ayer tuvo una tarde para el olvido. El segundo gol fue pura y exclusiva responsabilidad suya y en el resto no mostró reacción alguna. Su rendimiento podría haberle cerrado una puerta que, de por sí, le había costado abrir de par en par.

Llegó como primer refuerzo de esta temporada, a préstamo por un año proveniente del Getafe. En su contrato hay una clásusula de rescición de la que Boca, con Orión en el nivel que muestra y el juvenil Sebastián Dángelo a la espera de nuevas oportunidades, no haría uso. Bianchi no tendrá problemas en dejarlo ir.

Christian Cellay: el primero de los defensores a los que muy probablemente no se les renueve el contrato en junio próximo. De los niveles más bajos tanto en el partido de ayer como todo el último semestre.

Matías Caruzzo: en las mismas condiciones contractuales que Cellay, su contrato vence al final de esta temporada y no continuaría en el club. Ayer, Bianchi lo sacó en el entretiempo y dio un claro mensaje que su rendimiento era de los peores.

Santiago Silva: es el goleador del equipo en el torneo local, con seis tantos, y ayer metió de penal el único que hizo Boca. No es, sin embargo, del agrado del técnico. Tiene contrato hasta diciembre de 2014 pero el club estaría dispuesto a negociarlo como parte de pago de algún pase o bien de darlo a préstamo en el próximo mercado de pases.

Los ”negociables”
Lucas Viatri: el delantero tuvo un semestre para el olvido y lejos estuvo de lo que siempre fue su principal objetivo en Boca, el de transformarse en el heredero de Martín Palermo. Es, sin embargo, el hombre a vender en el mercado de pases para pensar en renovar el plantel. Superado además en nivel por Nicolás Blandi, estaría jugando en este semestre sus últimos partidos con la camiseta del ”Xeneize”.

Franco Sosa, Emiliano Albín y Leandro Somoza son tres de los jugadores que más resistencia generan en el público por cuestiones vinculadas a los pobres rendimientos. Si alguno se queda será sólo porque el club no dispone del dinero suficiente para renovar el plantel como Bianchi pretende. Diego Rivero, en tanto, es otro de los que no continuaría aunque la próxima pretemporada será fundamental para determinar su futuro.

En duda
Los casos de Claudio Pérez y de Ribair Rodríguez, dos de las tres incorporaciones de Boca para este semestre, serán evaluados con detenimiento: ninguno pudo afianzarse en el puesto y las veces que les tocó jugar, cometieron errores que provocaron la pérdida de puntos de Boca, sobre todo el primero. Si bien fueron pedidos por ”El Virrey”, nada está dicho respecto de su continuidad en el club.

Los ”pibes” que dieron pasos hacia atrás
Algunos de los que jugaron ante San Martín de San Juan como Gastón Escalante, Sebastián Palacios, Lisandro Magallán y Federico Bravo deberán encontrar el camino de la regularidad en Boca para convencer al técnico de que tienen el nivel que él pretende para ganarse un lugar en el Boca que planea para la próxima temporada. Ayer no fue la ocasión.

¿Y Bianchi?
El técnico cuenta con el paragüas protector de tanto éxito logrado en Boca tiempo atrás. Sólo a él no lo mancha un 6-1 histórico. La vigente Copa Libertadores y el semestre que viene será, sin embargo, fundamental para determinar si volvió para quedarse o para despedirse del club en el que se convirtió en el técnico más ganador en la historia del fútbol argentino.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here