Carlos Berlocq se convirtió en un gladiador que supera todos los límites

En los límites encuentra un motivo para pelear. En los obstáculos halla un incentivo para intentar quebrar las barreras, pese a que el riesgo de caerse siempre es grande. Lo motiva volver a ponerse de pie; una y otra vez. Carlos Berlocq ama esforzarse, sufrir y ganar. No entiende el tenis de otra manera. No tiene el poderoso drive de Juan Martín del Potro; tampoco su revés se parece al de Gastón Gaudio; mucho menos sus drops son como los de Guillermo Coria. Pero el jugador nacido en Chascomús tiene un optimismo que mueve montañas y le hace creer que tiene mejores golpes que esos tres juntos. A los 34 años, Charly encontró en el impulso logrado en la serie de Copa Davis ante Italia el mejor combustible para traccionar en el ATP de Buenos Aires . Y vaya si lo consiguió: dio el primer gran batacazo del certamen al derrotar por 6-4 y 6-2 a David Ferrer , tricampeón en el Buenos Aires Lawn Tennis Club y ex número 3. Lo hizo en forma contundente, en apenas una hora y 26 minutos, para alcanzar los cuartos de final.
”Estaba más nervioso que nunca. Veníamos de dos noches de dormir mal porque Agus (su hija, de tres años) estaba con gastroenteritis y la pasó mal”. La que le cuenta ese detalle familiar a La Nacion, apenas terminado el partido y en la zona de jugadores, es María Noel Serrano, mucho más que la mujer de Berlocq. Es el sostén emocional del Gladiador y por eso suele observar los partidos al lado de Francisco Yunis, el entrenador. ”Charly me pide que esté cerca. Dice que lo tranquiliza mirarme a los ojos”, añade Noel, enamorada.
Berlocq entró como invitado especial en el Argentina Open. La organización estaba evaluando la posibilidad de otorgarle el último wild card disponible a él o a Nicolás Kicker, pero el propio Charly aceleró y se lo pidió en vivo al director del torneo, Martín Jaite, durante la transmisión de la Davis luego de superar a Paolo Lorenzi. ”Aprovecho para decirle a Jaite que me merezco el wild card, aunque venga Nadal”, le dijo Berlocq al ex top ten. De aquel momento pasó a ser, hoy, el único argentino en los cuartos de final.
”A todos les gusta jugar en Buenos Aires, pero Charly se la banca bien. No es fácil hacerlo”, celebra Yunis, un coach con tanta sabiduría como perfil bajo. ”Lo noto muy bien de la cabeza para pelear todos los partidos. El circuito es exigente y es difícil mantenerse así siempre. Pero para Charly no importa quien sea el rival: sale con las mismas ganas. Y lo demostró ante una figura como Ferrer. Jugó un tenis agresivo y de alto nivel. Contra estos jugadores no podés bajar la intensidad porque te comen de a poquito. Y él logró mantener en un 80 y largo por ciento del partido la concentración. Tiene un muy buen revés, que trabajamos en el día a día. Además, tiró drops y mostró una muy buena lectura. Hubo un momento en el que abusó de esos tiros, pero logró salir rápido de esa”, analizó Yunis.
Berlocq, semifinalista del Argentina Open en 2015 (cayó con Rafael Nadal), ya sabía lo que era vencer a Ferrer. Lo había hecho en los cuartos de final de Bastad 2014. Ante unos 1800 espectadores, Charly no se intimidó frente a la leyenda que tenía enfrente. Al contrario, salió desde el primer momento con la intención de no respetarlo. Le quebró el servicio en el primer game del set inicial, y repitió la historia en el segundo parcial. El argentino, 77° del ranking, logró un 74% de puntos ganados con el primer saque y finalizó su obra de arte con un drop exquisito que terminó de hundir en la frustración a Ferrer. ”Gané tres veces el torneo de Buenos Aires, pero eso es pasado. Charly fue mejor que yo, me superó, tuvo más energía, más chispa. Tengo que felicitarlo por su partido. No hay excusas. Sería lamentable que me quejara por jugar adelantado y debutar un jueves. Fue duro, la verdad. Sentirme derrotado de la manera que se vio… Charly es un jugador que juega muchos reveses paralelos y hace muchas dejadas. No tuve reacciones”, reconoció Ferrer, actual 27° del circuito y considerado durante mucho tiempo El Quinto Beatle que tocaba en un concierto encabezado nada menos que por Nadal, Roger Federer, Novak Djokovic y Andy Murray.
”¿Si me gusta sufrir y hacer esfuerzo antes de ganar? Creo que sí”, reconoce Berlocq, sonriente. ”A veces me pregunto eso y siento que me gusta la presión -aporta-. La adrenalina al límite me hace olvidar el cansancio, los dolores. Es como que me gusta la presión. Muchas veces en los entrenamientos me pruebo, mi preparador físico (Hernán Rojas) me dice que haga tres series de diez y yo sé que si hago de doce lo sufro, pero intento llegar ahí. Lo mismo con el tenis. Hago ejercicios de una punta a la otra durante un minuto y medio sin parar y disfruto de terminar muerto de cansancio. Inconscientemente busco cosas para sufrir más. El tenis es muy psicológico”.
La victoria ante Ferrer estará entre las más valiosas en la carrera de Berlocq: ”Desde el último parate que tuve por algunos problemas personales y por perder bastante ranking, cada triunfo lo valoro el doble. Ganarle a Ferrer en casa es muy emocionante. No sé en qué puesto ponerlo, pero fue muy importante. Hay que mantener un gran rendimiento tenístico, físico y mental para ganarle a Ferrer. Me mantuve estable y decidido en lo que hacía”.
Si los organizadores del ATP porteño buscaban una pieza atractiva que le peleara a Kei Nishikori el poder de convocatoria, lo encontraron. El torneo 2017 tiene un imán más austero pero que no pasa inadvertido: Charly Berlocq.
Massa y Nishikori, el recuerdo, de ayer a hoy
Emiliano Massa y Kei Nishikori fueron campeones de dobles junior en Roland Garros en 2006. El japonés, a los 27 años, tuvo un desarrollo notable y hoy es el N° 5 del ranking mundial; el formoseño, de 28, se retiró prematuramente a los 23 por una lesión de hombro, fue 845° de ATP y hoy dirige su academia. El Argentina Open los reunió y ambos vivieron un momento muy agradable. Massa manejó 12 horas desde Formosa para juntarse con su ex compañero. ”Estoy orgulloso de lo que lograste”, le dijo, emocionado. No se veían desde aquel momento consagratorio en el Bois de Boulogne, y se fotografiaron en el Buenos Aires Lawn Tennis Club con el plato del torneo ganado en París.
El programa: para hoy, los cuartos de final
El ordenamiento para los encuentros de hoy, por los cuartos de final, es el siguiente: desde las 13.55, Albert Ramos-Pablo Carreño; a continuación, Gerald Melzer-Alexandr Dolgopolov; no antes de las 18.45, Kei Nishikori-Joao Sousa; no antes de las 21, Carlos Berlocq-Thiago Monteiro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here