Los resultados de los análisis determinaron que el volante de River Plate tenía sólo 0,4 gramos de alcohol por litro en la orina (por debajo de 0,5 que es el límite permitido para conducir), y 0, es decir nada, en la sangre.

Con esto se rompe una de las especulaciones que se realizaba en cuanto a una de las posibles causas de la colisión. En el aspecto deportivo, lo cierto es que en River se asegura con preocupación que no se va a poder contar con la estrella en el próximo campeonato.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here