Asi lo indica Playfutbol en una nota en la que asegura que, cuando hablamos de los grandes equipos de la historia del fútbol argentino, no son pocos los que recuerdan al River de 1986 y al Argentinos Juniors de 1985, dos conjuntos que dejaron una huella y ganaron todo lo que jugaron en ese período.

El primero se quedó con el torneo local, en donde le sacó 10 puntos a Newell’s. Luego se consagró en la Libertadores frente a América de Cali y por último dio la vuelta olímpica en Japón, por la Copa Intercontinental, frente al Steaua Bucarest.

Vale aclarar que por ese entonces los torneos argentinos habían modificado su calendario y en este caso el certamen que vio campeón a la institución de Núñez, comenzó en junio de 1985, al estilo europeo. Además hay que decir que en medio del año se disputó el Mundial de México, recordado por todos los argentinos por la consagración albiceleste y las actuaciones de Diego Armando Maradona.

Por ese motivo, la final del torneo más importante de clubes se retrasó para octubre y la Intercontinental, como era costumbre, se disputó en diciembre. En este equipo jugaban varias glorias de la institución riverplatense, como Norberto ”Beto” Alonso, Américo Gallego y Enzo Francescoli, por citar algunos.

El segundo, Argentinos Juniors, hizo lo propio en el ’85 y festejó en el Torneo Nacional y en la Libertadores, ante el mismo rival que el ”Millonario” derrotaría un año después. La diferencia estuvo en que el club de La Paternal tuvo que disputar tres cotejos para definir el campeonato y perdió la final de la Intercontinental con la Juventus, en la que muchos catalogan como la mejor final de la historia de este certamen.

La proeza de estas dos instituciones jamás pudo ser igualada, aunque en 1992 la ”Lepra” estuvo a un puso de repetirla, ya que fue campeón del Torneo Clausura, pero perdió la definición de la Copa contra Sao Pablo por penales. Muchos recordarán que el artífice de ese gran conjunto fue Marcelo Bielsa, quien por ese entonces no había ganado la notoriedad que hoy en día tiene cada una de sus apariciones.

Por nuestros días, Boca y Vélez pelean por el campeonato local y a su vez ponen la mayor parte de sus energías en la Libertadores, donde recién disputaron el partido de ida por los octavos de final. Sin embargo, los resultados que obtuvieron en este primer enfrentamiento frente a Unión Española y Atlético Nacional, respectivamente, fueron positivos y hasta podrían ser decisivos. El ”xeneize” se llevó un triunfo por 2-1 en el último minuto, mientras que el ”Fortín” regresó de Colombia con 1-0 a su favor.

A su vez, la institución de la Ribera tiene la chance de quedarse con lo que en Europa se denomina la ”Triple Corona”, la unión de consagraciones en la liga local, la Champions League (equivalente a la Libertadores) y la Copa local (Copa Argentina). Un hecho que marcaría un nuevo capítulo en la historia del fútbol argentino, porque los comandados por Julio César Falcioni serían los primeros en lograrlo.

Los conducidos por Ricardo Gareca no pueden soñar con esta gesta, porque quedaron eliminados de la Copa Argentina contra Rosario Central en dieciseisavos de final. Justamente el ”Canalla” será el próximo rival de Boca en esta competencia, el 30 de mayo en el Estadio Bicentenario de San Juan.

Lo que sí ocurrió en el ámbito nacional es que un club se consagrara en la esfera local e internacional, pero en este último punto en una competencia de menor envergadura o que se disputa en uno o dos partidos, ya sea Copa Sudamericana, Recopa Sudamericana, Copa Intercontinental o Copa Interamericana, extinta desde 1998, pero que dejó varios campeones argentinos como Estudiantes, Independiente, Argentinos y Vélez.

El último recuerdo de un festejo argentino en ambos frentes se remite a Boca bajo la conducción técnica de Alfio Basile. En ese período, el conjunto del ”Coco” se quedó con el Torneo Apertura 2005 y la Sudamericana del mismo año, en una definición por penales en la Bombonera que concluyó gracias a la recordada definición del arquero de los ”xeneizes” Roberto Abbondanzieri.

Por el momento, ambos equipos mantiene sus chances de quedarse con la gloria en los torneos, pero aún habrá que esperar para confirmar si alguno de ellos puede igualar la epopeya de River.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here