Boca: las 96 horas que cambiaron el rumbo

En lo que hoy puede advertirse como un error político, Daniel Angelici le ofreció el miércoles por la noche, tres días antes del último partido de Boca en el torneo, la continuidad por un año en medio del desacuerdo de los hinchas que no se habían hecho oír.

Enterado de esto, el juves Juan Román Riquelme, tan estratega adentro como afuera de la cancha, llamó a los medios para hablar y logró su cometido: la continuidad de Falcioni, que parecía sellada, se desestabilizó con un tremendo cimbronazo que llevó la firma de enganche.

En su raid mediático, Riquelme desplazó su habilidad con la pelota a la que tan bien tiene ejercitada con los micrófonos: acusó sin nombrarlos al presidente y al técnico de impedir su vuelta a La Bombonera, le quitó crédito a este último en el mundo Boca cuando hizo pública una charla con él en la que le expresó: ”Yo no estoy para pelear con usted cuando hace un tiempo la gente entre Maradona y Riquelme eligió a Riquelme”, e hizo responsable al dirigente de su ausencia en las canchas de fútbol (”No me firmó los papeles de rescisión para poder jugar en Brasil”).

LEÉR MÁS  Messi, con nuevo look

Sus palabras fueron el detonante de lo que se dio en llamar ”el Cabildo abierto de los hinchas de Boca”, los que, el sábado, sentenciaron el ¿final? de la carrera de Falcioni como DT ”xeneize” con insultos hacia su persona seguida de la ovación para el enganche durante varios pasajes del partido ante Godoy Cruz.

Hoy, Falcioni se reunirá con Angelici para posiblemente declinar el ofrecimiento para continuar como entrenador de Boca que hace 96 horas era un hecho. Román prendió el micrófono y desestabilizó al club del que se dice hincha fanático.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here