Boca cumplió con su obligación en Sarandí, donde venció por 2 a 1 al local Arsenal para quedarse en la cima de las posiciones del campeonato de primera división junto a San Lorenzo, tras completarse el segmento dominical de la vigésima fecha.

Los goles boquenses fueron obra del volante Pablo Pérez en el primer tiempó y Jonathan Calleri en el segundo.

La floja performance que viene desarrollando Arsenal en el campeonato se trasladó desde el comienzo del encuentro al terreno de juego, ya que Boca se paró en terreno rival rápidamente, buscando una victoria imprescindible para mantenerse en la cumbre del certamen primero, pero fundamentalmente para restañar las heridas abiertas tras la derrota frente a Unión en la Bombonera de la fecha anterior.

Esto y un clima interno enrarecido desde la llegada de Carlos Tevez al plantel, fueron las urgencias que impulsaron a este atribulado Boca del no menos dubitativo Rodolfo Arruabarrena hacia delante, algo que no le costó demasiado en virtud de la floja oposición de su adversario.

Por eso no extrañó que antes de la media hora los ”xeneizes” se pusieran en ventaja por intermedio de Pablo Pérez, que tomó un rebote otorgado por el veterano arquero Alejandro Limia (40 años) tras un cabezazo de Fernando Gago para inflar la red de la valla local.

El centro que llegó a la frente de Gago lo había lanzado Tevez, que iba a ser clave para la resolución del partido pasados los 20 minutos del segundo período, cuando hizo pesar toda su experiencia y clase internacional para ganarle a Matías Sarulyte sobre la raya de fondo una pelota que el defensor tenía dominada.

El ”Apache” tomó el balón en línea transversal al área y cedió al medio para la entrada libre de Calleri, que tocó a la red con el arco vacío.

¿Qué pasó entre un gol y otro? Prácticamente nada. Porque si el primer tiempo fue discreto, el segundo directamente se lo puede calificar de malo, ya que Boca atacó sin demasiada profundidad y Arsenal ni se mostró por el área visitante, salvo una acción en la que un ex de la casa, Santiago Silva, se perdió un tanto increíble sobre el travesaño, dentro mismo del área chica.

Claro que después del segundo gol ya el partido estaba cerrado y parecía sobrarle el medio segundo tiempo que faltaba, en el que Boca reservó algunas piernas como las de Sebastián Palacios y Pablo Pérez (se hizo amonestar para llegar a las cinco tarjetas amarillas y no estar ante Godoy Cruz, de cara a los posteriores juegos con San Lorenzo y River).

Así ganó Boca, sin apremios pese al descuento postrero de Fernando Luna, que marcó su primer tanto en primera, cerrando sin atractivos una jornada que solamente le sirve para mantenerse en la punta del campeonato. Y en el final, Ricardo Caruso Lombardi hizo su show ante el árbitro Mauro Vigliano para justificar lo injustificable: el pobre nivel de su equipo.
Telam

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here