La llegada de Carlos Bianchi a fines del año pasado, luego de la finalización del contrato de Julio César Falcioni, despertó en los simpatizantes de Boca Juniors la esperanza de volver a una etapa de gloria, con títulos en la Copa Libertadores y el Torneo Final.

Sin embargo, esos objetivos quedaron truncos. Desde el comienzo del semestre el equipo se mostró irregular, con fallas defensivas y pocas opciones de juego en ataque. El regreso de Juan Román Riquelme parecía la solución, pero solo fue un paliativo.

Bianchi llegó para calmar el ánimo popular, que reclamó la salida de Falcioni y pidió por las viejas épocas, pero no cumplió con las expectactivas.

El técnico tiene contrato hasta fines de 2013 y cuenta con el respaldo de los hinchas y los dirigentes, pero esta actuación decepcionó a propios y extraños e hizo aparecer fantasmas.

En el Torneo Final estuvo 12 fechas sin triunfos, entre la 1 y la 14, y se despidió rápidamente de la pelea, dejando algunos rendimientos colectivos y actuaciones individuales preocupantes.

El 6 a 1 con San Martín de San Juan, la derrota como local por 3 a 1 ante Unión (hoy descendido) y el 4 a 0 ante Newell’s, fueron la señal de alerta.

Con buenos rendimientos en la Copa Libertadores, sobre todo de visitante, Boca se mantenía con objetivos y esperanzas de volver a ser campeón. Pero la eliminación acelera el replanteo de la situación a futuro.

En junio se vencen los contratos de Oscar Ustari, Franco Sosa, Emiliano Albín, Christian Cellay, Leandro Somoza, Lautaro Acosta y Clemente Rodríguez, y la mayoría se iría del club.

Para el DT Ustari, Clemente y Somoza deberían renovar. El arquero ante la posibilidad de la venta de Agustín Orión, el defensor porque el entrenador lo considera importante para el proyecto y el volante por el nivel que mostró en los últimos partidos.

Además dejarían La Ribera, Lucas Viatri, Nicolás Colazo, dos proyectos que no terminaron de concretarse, mientras que Matías Caruzzo, Sebastían D’Angelo, Fernando Evangelista y Lisandro Magallán tienen el cartelito de ”en venta”. El caso de Christian Cellay es particular, porque no seguirá en el club y Boca rescindiría su contrato.

Para Bianchi, Juan Román Riquelme, Juan Sánchez Miño, Walter Erviti, Nicolás Blandi, Ribair Rodríguez y Guillermo Burdisso, son la base del plantel para el próximo semestre. ”Chiqui” Pérez y Juan Manual Martínez también serán tenidos en cuenta, pero deberán mejorar sus rendimientos.

El defensor tuvo un semestre complicado, entre las lesiones, los penales que cometió y los problemas con su peso, no estuvo a la altura de las expectativas. El delantero mostró algunos chispazos en la pretemporada y luego se apagó, hasta errar ayer el penal definitivo.

A estos hay que sumarles los juveniles Pol Fernández, Leandro Paredes, Leandro Marín, Nahuel Zárate Jonathan Castillo, Gonzalo Escalante, Francesco di Franco, Federico Bravo, Nicolás González, Nicolás Maná, Sebastián Palacios y Juan Imbert, quienes están en los planes futuros.

Una de las zonas a reforzar sería la defensa; es la principal preocupación por el momento, y el entrenador quiere nombres de jerarquía: Daniel Díaz, Nicolás Burdisso y Walter Samuel, son los candidatos. También llegarían jugadores para otros puestos.

Por último, Boca tendrá que trabajar mucho en el aspecto físico para no volver a sufrir las inclemencias de este semestre, en el cual sufrió más de 25 lesiones musculares, que obligaron a demasiados cambios entre los titulares.

En el segundo semestre Boca jugará el Torneo Inicial 2013 y la definición de la Copa Argentina, con la misión de poder conseguir un título que le dé la clasificación a la Copa Libertadores 2014.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here