Los simpatizantes chilenos ingresaron en masa a la sala de prensa perseguidos por la seguridad privada de FIFA que se encarga de evitar disturbios dentro de los estadios de las doce sedes mundialistas.

En medio de la corrida, los vándalos del país trasandino rompieron vidrios, paredes, plasmas y mesas en el sector de trabajo donde se encontraban periodistas de varios países del mundo, quienes no sufrieron ninguna agresión por parte de los fervorizados chilenos, y muchos ingresaron al estadio.

Tras varios minutos de descontrol, los aficionados chilenos fueron detenidos por la responsables de la seguridad de FIFA y detenidos por la policía militarizada de Brasil que ingresó al estadio para mantener la calma en la previa al encuentro entre Chile y España.
Telam

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here