EL PARTIDO. Con mucha pimienta en la previa se venía barajando este partido. Y como suele suceder en el fútbol cuando se enfrentaron decepcionaron a todos. Maipú manejo la pelota desde el inicio, pero en una desatención, Carabajal disparó y el rebote quedó en Klusener. El goleador facturó en la única situación que tuvo Talleres. Caro le iba a salir al Cruzado este desliz, sin ideas, los primeros 45′ se fueron en centros para nadie.

En la segunda etapa Maipú reaccionó y comenzó a buscar por todos lados el empate. Sin embargo solo el corazón empujaba porque la mente parecía estar nula en todos los jugadores rojos. A los 23′ se iba bien expulsado por doble amonestación Klusener, nacía la oportunidad. El Botellero empujaba e inclinaba la cancha pero no le generaba peligro a un timorato

Talleres que se resguardaba en su campo.

Tanto insistencia tuvo sus frutos y a los 38′ Giménez y Bernay, mas el Ruso que el delantero, empujaron la pelota luego de un centro llovido que quedó muerto en el área chica. De ahí, a sufrir. Más de 8.000 almas alentaba y buscaban el gol junto con los jugadores. Sobre el final Gamba entró por el borde del área y sacó un derechazo al arco, miles de corazones se pararon para ver como en la línea Aguiar le quitaba la ilusión al Cruzado.

Fue empate. Se podrá reprochar mucho en lo futbolístico pero nunca en la entrega de los jugadores Cruzados. Todavía quedan oportunidades y el ascenso está ahí nomas, actitud sobra.

Esta información la podes ampliar en Mendoza Gol

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here