La novena fecha del Undecagonal final del torneo dejó al Botellero con un mar de sinsabores luego del empate ante los salteños. Errores que valen goles, falta de contundencia y eficacia a la hora de definir en ataque, y un futuro incierto pensando en que deberá jugarse todas las fichas en la próxima fecha para meterse entre los clasificados a la cuarta fase.

Según lo que indica Mendoza Gol, en la primera etapa el local se mostró desdibujado y sin volumen de juego. Encima, Del Cero cometió un penal infantil y Acosta lo cambió por gol. En el árbitro recaían todos los insultos, pero Maipú era el propio culpable del resultado adverso. Además, Pedroso le tapó un mano a mano a Gamba, y Noce salvó la caída de su arco, cuando el estadio ya comenzaba a festejar el empate con un tiro de Morán.

LEÉR MÁS  Mascherano cobraría en China el triple que en Barcelona

En el complemento, con los ingresos de Guerra y Giménez, el fútbol creció y todo fue de Maipú. Gamba desbordó por izquierda, sacó un centro al corazón del área, y como regalo del cielo, Torres intentó despejar metiéndola en contra. Empate y de allí en más, el local no pudo dañar más al arco de Pedroza.

LEÉR MÁS  Boca derrotó a Estudiantes y cierra el 2017 como único puntero

Ahora el Cruzado deberá viajar a San Francisco para enfrentar a Sportivo Belgrano buscando la clasificación a la cuarta fase. Ya no hay tiempo de lamentos y Maipú, que quedó tercero detrás de Santamarina, deberá ajustar los tuercas flojas sino quiere volver a cometer los errores de hoy, que le pueden llegar a costar el tal ansiado regreso al Nacional B que alguna vez lo vio brillar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here