Pocas veces un partido tendrá tanto peso en el futuro para tantas partes a la vez. El seleccionado argentino entró en un tembladeral en las eliminatorias y el enfrentamiento ante Colombia será crucial en el camino a Rusia. No por definitivo en cuanto a las posiciones, sino por las repercusiones que un resultado u otro podrán tener sobre el proyecto. Qué será del equipo, hoy por ahora fuera incluso del puesto de repechaje. Qué hará Edgardo Bauza -la principal incógnita-, un entrenador al que el destino empujó al medio del escenario en el momento menos pensado de su carrera. Cómo reaccionarán los jugadores, sobre todo los referentes, cuestionados y puestos en duda en los últimos tiempos. Qué decisiones tomará Armando Pérez, a cargo del Comité de Regularización, en este otro contratiempo que apareció en el timón de la AFA. Un triunfo será tierra firme, al menos, hasta marzo próximo. Pero nadie quiere aventurarse con qué sucederá con una derrota.
La Argentina nunca pensó que despediría 2016 tan comprometida. Había podido recuperarse de aquel comienzo entre dudas con Gerardo Martino, con la caída como local ante Ecuador por 2-0, y hasta había escalado al primer lugar, ya en el debut de Bauza, con el triunfo ante Uruguay por 1-0. Pero lo que siguieron en el camino desde esa séptima fecha ante los charrúas fueron espinas. Dos empates y dos derrotas postergaron la escalada y ahora la clasificación para el Mundial se volvió un tema que provoca alergia. Lo bueno es que desde las posiciones todo dependerá de la Argentina. De hecho, una victoria frente a Colombia lo ubicaría otra vez dentro de los puestos de clasificación directa. Hay quienes piensan que ya en 2017, y desde otro lugar, Bauza podría tomar más decisiones fieles con su estilo. Se habla de la estrategia, pero también de los nombres que se acercan a un inevitable recambio.
El momento tira para abajo. Incluso, por primera vez en mucho tiempo varios futbolistas admitieron los efectos de la presión, como Sergio Agüero y Ángel Di María. Puertas adentro coincidieron en que uno de los grandes inconvenientes es el anímico. Hay algo que los bloquea y mucho más como locales. Lejos parece el efecto refrescante de refugiarse en el Interior por el cariño y la calidez del público. Por eso el examen será demasiado importante ante Colombia, dirigido por José Pekerman , que conoce como nadie la mentalidad de una generación de jugadores que en buena parte pasó por sus manos o por las de sus colaboradores.
Nombres bajo la lupa
Hay varios futbolistas apuntados que, seguramente, definirán sus aspiraciones en San Juan. En todas las líneas aparecen las dudas para el año que viene. En el arco, con Sergio Romero, con escasa continuidad en Manchester United. En la defensa, donde la renovación parece haber comenzado con la ausencia de Marcos Rojo en la convocatoria, y con Pablo Zabaleta y Martín Demichelis entre los señalados. El mismo Javier Mascherano está observado por su tarea en el medio campo; ya surge la pregunta de si no convendría pasarlo a la última línea, como sucede en Barcelona. En la delantera, Gonzalo Higuaín, que hoy le dejará el lugar a Lucas Pratto, y Sergio Agüero quedan condicionados por la falta de gol, contrariamente a lo que ocurre en sus equipos, Juventus y Manchester City.
El clima es tenso. El plantel no tomó contacto con la prensa desde la derrota con Brasil por 3-0. Anteayer, los jugadores no quisieron presentarse en la conferencia de prensa (Bauza ocupó sus lugares) y ayer nadie habló oficialmente. Se ven gestos de roca en las escasas apariciones públicas. ”No lo hicieron porque muchos de ellos se expresaron en Belo Horizonte. Ahí dijeron todo y fueron críticos y sinceros”, fue la explicación de un allegado. Otra corriente le apuntó al malestar que siente el grupo por los reproches de la gente y del periodismo.
El director técnico es otro de los puntos en cuestión. Bauza dice sentirse pleno y con el respaldo de los jugadores, más allá de las versiones que dicen que algunos futbolistas ya no estarían tan conformes con la forma de trabajo. Por si hiciera falta, Armando Pérez lo respaldó públicamente y también habló telefónicamente con el entrenador. En la charla le pidió que trabajara con tranquilidad y que nadie pensaba en un reemplazante, pese que se deslizaron algunos contactos con Jorge Sampaoli, actualmente en Sevilla. Claro que, por lo bajo, también se sostiene que una derrota ante los colombianos haría insostenible la continuidad del Patón y que el mismo entrenador preferiría alejarse, algo que no encaja con sus antecedentes.
Pérez, el otro eslabón
”Con Bauza tenemos un contrato y vamos a respetarlo. No sé de dónde salieron todos los rumores. Yo aseguro su continuidad. No soy de los dirigentes que toman decisiones por un partido o dos”, manifestó Pérez, en declaraciones a medios televisivos y radiales. El cordobés también tiene varias cosas en juego. Una frustración deportiva tan temprana sería un mazazo para él, que desde hace algún tiempo convive con las feroces críticas hacia el Comité de Regularización. Son muchos los dirigentes que quieren removerlo y que piden elecciones cuanto antes en la AFA. En un ambiente tan revuelto, la caída del seleccionado resultaría otro de los argumentos de peso en la disputa.
”Son injustas las críticas para la selección. El momento es delicado y llegó la hora de estar todos juntos. Hay jugadores de primer nivel y por supuesto que se puede salir adelante”, manifestó Jorge Miadosqui, secretario de los seleccionados nacionales y presidente de San Martín, de San Juan.
En esta ciudad, donde todos están atentos por si se mueve el suelo, la Argentina tratará de que el piso no se agriete aún más para actores que ya sienten un buen peso sobre los hombros.
LEÉR MÁS  Independiente campeón de la Sudamericana

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here