Argentina, que había estado por última vez en ‘semis’ hace dos años, cuando perdió en Praga con la República Checa, concretó su victoria sobre los serbios en una hora y 28 minutos antes unas 7.000 personas que se acercaron al estadio multiusos de Tecnópolis, y jugará en septiembre próximo frente a Bélgica, como visitante.

La próxima cita del equipo ‘albiceleste’ será el 18, 19 y 20 de septiembre en Bélgica, que hoy concretó un marcador de 3-0 sobre Canadá, en la ciudad de Ostende.

El equipo argentino, que aprovechó la ausencia en la serie del serbio Novak Djokovic, el mejor tenista del planeta, comenzó a gestar su victoria ayer con los triunfos del ”Yacaré” Mayer sobre Filip Krajinovic por 6-4, 6-2 y 6-1, y del azuleño Federico Delbonis ante Troicki por 2-6, 2-6, 6-4, 6-4 y 6-2.

En el dobles, que era un punto a priori favorable a los europeos por la clase de Zimonjic, noveno del ranking mundial de la especialidad, el capitán Daniel Orsanic sacó a relucir su rol de estratega con un cambio que le dio óptimo resultado, el ingreso de Mayer en lugar de Diego Schwartzman para acompañar a Berlocq.

Es que Orsanic, que había anunciado el jueves en el sorteo de la serie al ‘Peque’ Schwartzman, pero cambió y decidió jugarse una carta fuerte y no estirar la definición hasta el domingo.

Entonces ingresó al equipo el correntino, quien venía con el antecedente de haber ganado seis partidos consecutivos como singlista en la Davis, y se entendió a la perfección con el ‘Gladiador’ Berlocq, la figura de la jornada con una actuación para enmarcarla en un cuadro.

Argentina se plantó con Mayer del lado del drive y Berlocq sobre el revés y adelante, y así llegó el primer quiebre sobre el servicio del especialista Zimonjic (3-2), que luego confirmó el correntino con su saque y el marcador quedó 4-2, ahí comenzaron a creer en que era posible el éxito.

Los argentinos siguieron a pleno y Berlocq cantó presente con una derecha paralela terrible que permitió quebrarle el servicio a Troicki y luego sacó para sellar un 6-2 en apenas 28 minutos, lo que generó la primera gran ovación del público.

En el segundo set llegó otro quiebre rápido sobre el saque de Troicki (reemplazó a Dusan Lajovic, anunciado por los serbios en principio) y eso afianzó a la dupla argentina, sumado a que Zimonjic estaba irreconocible, sin acertar una volea, incómodo en la cancha y superado por los ‘palos’ de Mayer y Berlocq.

Los argentinos ganaron el segundo parcial por 6-4 y en el tercero quebraron de nuevo a Troicki, el más flojo de los serbios.

El quiebre llegó con una gran volea de Mayer cruzándose en la red, y fue clave ya que la pareja argentina dominó a su antojo, alcanzó una confianza altísima y se manejó con comodidad hasta el final, para definir por 6-1 y sellar su ingreso entre los cuatro mejores equipos del mundo.

”Charly” Berlocq, la figura del partido, rompió una vez más su camieta y celebró de cara al público, mientras que Mayer corrió y se abrazó con el capitán Orsanic, con Delbonis, Schwartzman y el resto del banco argentino.

Del Potro, ausente de la serie y del circuito debido a sus reiteradas lesiones en la muñeca izquierda, observó todo desde lejos y recién se acercó a saludar cuando lo llamó el capitán Orsanic, ahí se sumó al festejo grupal.

Argentina cantó victoria en Tecnópolis y sueña con más, con el próximo paso que será Bélgica de visitante, seguramente sobre una superficie rápida, con un tenista fuerte como David Goffin, 14 del mundo, y otros que acomopañan pero no intimidan como Steve Darcis o los doblistas Rubén Bemmelmans y Kimmer Coppejans.

La serie entre argentinos y serbios continuará mañana desde las 11 con el partido entre Schwartzman y Lajovic, según anunciaron los capitanes, y luego cerrarían, en principio, Berlocq y Krajinovic, aunque ambos cruces son para cumplir con el organigrama, en una jornada a puro festejo argentino.
Telam

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here