En el estadio Fonte Nova de la ciudad de Salvador, el equipo dirigido por Joachim Low fue dominador de principio a fin y edificó una notoria superioridad ante un rival que jugó disminuido por la expulsión del defensor del Real Madrid, Pepe, desde los 37m. del primer período.

Alemania contó con una superlativa labor del mediapunta Thomas Muller, quien convirtió tres goles, uno mediante un tiro penal. La conquista restante fue obra del defensor del Borussia Dortmund, Matt Hummels, que se erigió, involuntariamente, en la única ‘mancha’ que tuvo este triunfo germano: se retiró lesionado.

El precepto de un histórico goleador del seleccionado de Inglaterra, Gary Lineker, respecto de que el fútbol ”es un deporte de 11 contra 11 que inventaron los ingleses y en donde siempre gana Alemania” se cumplió a rajatabla.

Sin siquiera jugar con un típico ”9” de área, Alemania hizo añicos la defensa portuguesa, con un fútbol simple, práctico y contundente.

El ‘doble cinco’ formado por Sami Khedira y Phillip Lahm fue decisivo para dominar las acciones, aunque la segunda línea de volantes también contribuyó al desequilibrio con su permanente movilidad.

Es cierto, que la ‘Nationalmannschaft’ (tal el significado de Selección Alemania en idioma original) recibió una ligera ayuda del árbitro serbio Milorad Mazic, con una falta leve de Joao Pereira sobre Toni Kroos que fue sancionada como penal. Iban 12 minutos y Muller marcó el primero, con un remate esquinado.

La ventaja le dio cierto aire a los dirigidos por Low que le cedieron la pelota a su adversario y se manejaron bien de contra.

Y sobre los 32m., a través de una pelota parada, el conjunto germano extendió la diferencia. Un tiro de esquina ejecutado desde la derecha le permitió a Hummels elevarse más alto que los demás para conectar, de cabeza, y señalar el 2-0 parcial.

Portugal, con un Cristiano Ronaldo que no pareció al cien por ciento de sus condiciones físicas y futbolísticas, empezó a desmoronarse. Y el ‘golpe de gracia’ lo recibió un rato después, a los 37m., con la infantil expulsión de Pepe, por agresión a un adversario.

Antes de finalizar la primera parte, Muller volvió a aparecer en escena, dominó la pelota en el área y liquidó al arquero Rui Patricio, con un disparo potente. 3-0 y asunto concluído.

El segundo tiempo estuvo prácticamente de más, porque siempre quedó la sensación latente de que Alemania estaba más cerca del cuarto que Portugal del descuento.

Y la ‘frutilla del postre’ llegó a los 33m., cuando el ingresado Andre Schurrle (Chelsea) metió un remate fuerte, al que Rui Patricio le dio un rebote largo y así Muller, la estrella del partido, convirtió su octavo gol en Copas del Mundo en 7 partidos (marcó 5 en el anterior Mundial Sudáfrica 2010).

Portugal lamentó, además, la lesión de Fabio Coentrao (posible desgarro) y terminó con un Cristiano Ronaldo enfadado con el árbitro, consigo mismo y buscando a toda costa tener su premio de marcar un tanto, aunque más no fuere. Pero el arquero Neuer frustró ese intento, casi sobre el mismo cierre.
Telam

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here