Después de ganar la Copa Libertadores y viajar a Japón, para jugar la Suruga Bank, River no puede hacer pie y enfocarse de lleno en el torneo local y cosechó dos derrotas consecutivas que lo dejan muy lejos en la pelea por el campeonato.

De jugar contra San Martín de San Juan y ponerse a tiro de los punteros, a perder contra el Verdinegro y ante el Pincha y quedar a 9 y con un dato no menor: frente a Estudiantes, le dieron vuelta un resultado por primera vez en la era Marcelo Gallardo.  

El equipo tuvo buenos pasajes durante el primer tiempo y en el segundo tuvo la chance de cerrar el partido con una jugada de Pity Martínez, pero perdonó como no lo suele hacer y lo pagó muy caro. Tras esa falla, se vio a un equipo desordenado, cierto desconcierto y un expulsado después de 20 fechas.

En el medio, el viaje eterno a Japón, las lesiones de jugadores clave como Rodrigo Mora, el descanso que le dio a otros como Leonardo Ponzio, Carlos Sánchez y Gabriel Mercado, más la venta de Ramiro Funes Mori, la pérdida de Matías Kranevitter (viaja a España a firmar con el Atlético de Madrid) y quizás algunos convocados a la Selección, hicieron que el Millonario prácticamente se despida del torneo en un abrir y cerrar de ojos.

Inevitablemente River se descuidó un momento pero no puede relajarse, ya que en pocas semanas jugará el Superclásico ante Boca, en el Monumental. Gallardo posiblemente apunte a la Copa Sudamericana, donde defiende el título y, luego, el objetivo principal: el Mundial de Clubes. Por lo pronto, deberá levantarse rápido para no perder todo lo que logró hasta ahora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here