Se viene el clásico de este sábado ante Unión y Alan Ruiz dejó Santa Fe en la madrugada a raíz de las agresiones que recibió el miércoles por la tarde luego del entrenamiento cuando cerca de 30  barras fueron a la práctica a amedrentar al plantel. El volante, además, recibió amenazas telefónicas durante la noche, por lo que, por su seguridad y la de su familia, decidió irse de la ciudad. 
El jugador tiene previsto realizar la denuncia en Agremiados para evitar jugar los partidos que restan en el campeonato, mientas que los dirigentes intentarán convencerlo para que participe de sus últimos cinco encuentros en el club, ya que fue transferido a Sporting de Lisboa.
Los diez detenidos tras los incidentes ya fueron liberados en las primeras horas del jueves. Esto se debe a que no existió denuncia, ni de los jugadores ni de la dirigencia. Eso sí, el vice Enrique Ariotti (a cargo de la presidencia por la licencia de Marcelo Ferraro) fue a la Unidad Regional 1 para interiorizarse de la situación. ”Esto fue un hecho aislado, nunca hemos tenido problemas con la barra. Esta fue una sola persona que no pertenece a la barra habitual. Uno de los detenidos, que se reveló, admitió que los diez son socios del club”, confesó el dirigente que confía en que el volante vuelva al club para disputar el clásico y los últimos encuentros. 
”Esperamos que Alan esté en el entrenamiento de hoy. Conociendolo a él y a su entorno creo que va a haber momentos de calma y reflexión para decidir. El sabe que en Colón lo necesitamos y lo esperamos. Es el jugador más importante”, dijo Ariotti tras la noticia del alejamiento de Ruiz. ”Si ganamos el clásico será un bálsamo para pasar el mal momento”, cerró el dirigente.
LEÉR MÁS  Mascherano cobraría en China el triple que en Barcelona

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here