Al Barcelona no le alcanzó el gol de Lionel Messi en su visita al PSG

Los cuartos de final de la Champions se iniciaron de una manera muy vertiginosa. En el Parque de los Príncipes, el Barcelona fue a buscar un resultado favorable ante el PSG, con el dato morboso de enfrentar a Zlatan Ibrahimovic, ya que el sueco había manifestado en su momento su enfrentamiento con el histórico Pep Guardiola, en sus días por Catalunya.

La primera situación de riesgo la protagonizó Ezequiel Lavezzi. El ”Pocho” tomó la pelota y comenzó a encarar por el sector derecho de la defensa ”blaugrana” y con un remate cruzado hizo estallar el palo izquierdo de Víctor Valdés.

Los franceses le demostraban a los catalanes que no le tuvieron respeto en ningún momento. El disparo de media distancia de Javier Pastore y el tiro libre ejecutado por Ibrahimovic exigieron en gran medida al arquero del Barcelona que para esas alturas era una de las figuras estelares de la noche parisina.

Pese a la inferioridad, el Barcelona logró ponerse en ventaja gracias al mejor jugador del mundo. A los 37 minutos del primer tiempo, Dani Alves le dio una gran asistencia a Lionel Messi, y éste definió cruzado cuando Salvatore Sirigu salía para atorar al argentino: 1 a 0 para confirmar que en el fútbol los goles no se merecen, sino que se hacen.

LEÉR MÁS  La emoción del muñeco Gallardo

Con ese gol, la ”Pulga” logró batir un nuevo récord: París se transformó en la vigésima ciudad en recibir un gol suyo. Ya no sorprende las cifras que rompe día a día el capitán de la selección argentina.

Lamentablemente, en el entretiempo Lionel Messi tuvo que abandonar el campo de juego por un inconveniente físico y Cesc Fábregas ingresó para reemplazarlo. La baja del rosarino fortalecía al PSG que salió al complemento con la misma agresividad que en la primera parte del cotejo.

Los minutos transcurrían y el Barça se sentía cada vez más cómodo con el transcurso del encuentro. El equipo ”Culé” logró adueñarse de la pelota, propuso un juego en el campo del contrario y si Alexis Sánchez no hubiese estado tan errático, los conducidos por ”Tito” Villanova podrían haber ampliado la diferencia para empezar a cerrar la llave.

Sin embargo, la ley del ex siempre se hace presente en el fútbol mundial, y Zlatan Ibrahimovic no iba a ser la excepción: a los 34 minutos del segundo tiempo, el sueco aprovechó un rebote en el palo del cabezazo de Lucas Moura y, pese a estar en offside, gritó el empate para mantener el sueño de las semifinales.

LEÉR MÁS  River dejó Madrid y partió rumbo a Emiratos Árabes

Los fallos arbitrales tuvieron un gran protagonismo, dado que en el cierre del partido, cuando todos se imaginaban la igualdad, el alemán Wolfgang Stark cobró una falta de Sirigu sobre Alexis Sánchez adentro del área. La polémica infracción no generó ninguna duda en la ejecución y Xavi Hernández, con una tranquilidad envidiable anotó el 2 a 1. La fiesta se volvía a vestir de blaugrana.

Pero el partido no se termina hasta que se termina, y en el último remate de la noche, Blaise Matuidi hizo delirar a un pueblo francés que no creía lo que estaba viendo. Si bien el disparo del moreno no se destacaba por su potencia, Víctor Valdés no pudo reaccionar ante el desvío de la trayectoria del balón que terminó descansando en la red.

Así, el 2 a 2 no es un mal resultado para ninguno de los dos. El PSG festejó porque logró el empate en la última jugada del encuentro y el Barcelona se fue conforme por marcar dos tantos de visitante y lograr una leve ventaja para la revancha que se disputará el próximo miércoles en el Camp Nou.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here