Ahora los 4 le tocaron al Real Madrid

Los equipos españoles no paran de sufrir con el poderío alemán. Ayer fue el Barcelona el que sufrió la goleada del Bayern Münich. Hoy el Real Madrid padeció la contundencia del Borussia Dortmund. El resultado final fue 4 a 1 para el conjunto de Klopp. El equipo de Mourinho cayó en la primera semifinal de la Champions League mostrando una enorme cantidad de fisuras defensivas.

El Borussia Dortmund golpeó primero y a los 8′ Lewandowski abrió el marcador. El Real Madrid parecía estar sin respuestas después de una cachetada en el comienzo. El conjunto de Mourinho fue superado en los primeros minutos y solo llegó al área por los remates potentes de Cristiano Ronaldo.

El delantero portugués fue el encargado de marcar el empate a los 42 minutos. Un error defensivo del Borussia derivó en una corrida de Higuaín y en un posterior pase del argentino para Cristiano. La estrella del Real la empujó y empató el partido cuando terminaba la primera mitad.

Durante los primeros 45′ el Real padeció la falta de Di María (está en el banco). Le costó llegar con velocidad por los laterales y no logró obtener el peso ofensivo suficiente para generar peligro y poner en problemas a la defensa alemana.

El equipo de Jürgen Klopp fue más ordenado en el juego y apostó a cortar la creatividad del Real en el medio campo. Con el pasar de los minutos, el Madrid ganó metros en la cancha e intentó llegar con mayor frecuencia. Así logró llegar al empate y encontrar las fisuras de un Borussia que necesita obtener un buen resultado de local en este encuentro por la ida de las semifinales.

Pero el Borussia encaminó la historia del partido cuando arrancó el segundo tiempo. A los 4′ Lewandowski quedó habilitado después de un mal rechazo de Khedira y no perdonó. Marcó el 2 a 1 parcial y generó el despegue de una goleada alemana.

A los 10′ del complemento el delantero polaco volvió a demostrar su calidad y, después de recibir un centro y quedar solo en el centro del área, pisó la pelota hacia su derecha, se sacó de encima la marca de Pepe y remató con fuerza para convertir el 3 a 1.

El Borussia nunca dejó de atacar al Real. Le llegó por los costados, le robó la pelota en el medio campo, jugó con precisión y mantuvo la paciencia intacta para defender los pocos arrebatos del equipo madrileño.

Lewandowski confirmó su jerarquía dentro del área y se quedó con el cuarto gol a los 21′ del segundo tiempo. Para ese entonces el equipo alemán se movía en bloque y evitaba dejar espacios para las corridas de Cristiano Ronaldo.

El 4 a 1 final fue un golpe durísimo para el conjunto de Mourinho. Deberá revertir la situación en el Santiago Bernabéu la próxima semana. Si no quiere quedarse afuera de la Champions League, tendrá que meter tres goles e intentar que no le marquen ninguno. En España, Real y Barcelona tendrán la última chance de cambiar el rumbo de la historia en uno de los torneos más importantes del mundo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here