Acostumbrados a las exigencias dentro del Campeonato Argentino, el mendocino junto a su navegante Matías Aranguren, afrontó su primer desafío mundialista (equivalente, en kilómetros, a casi tres carreras de la serie nacional) con la premisa de cumplir un digno papel y con el objetivo de poder terminar tamaño desafío.

Sin embargo, el ritmo regular que impuso sobre su Mitsubishi Lancer Evo IX, del Schroeder Competición, le permitió empezar trepar de a poco en el clasificador hasta lograr finalmente la victoria.

LEÉR MÁS  Copa Argentina: Gimnasia se mide con Juventud de San Luis

”Estoy muy contento, esta victoria está dedicada a mi familia, amigos y sponsors. Este es mi primer mundial y no esperaba ganar. El objetivo que habíamos trazado era terminar la carrera que de por sí ya era todo un desafío. Nunca manejé tantos kilómetros en tan poco tiempo, ni tantos kilómetros juntos como el tramo de Ascochinga. Pero me sentí muy cómodo, ojalá se puedan hacer este tipo de desafíos a nivel nacional. De segu ro esta victoria nos servirá para llegar con mucha motivación para nuestro compromiso en el Argentino que será el Rally de Catamarca” sostuvo el ganador de la prueba.

LEÉR MÁS  Celiz sería el primer refuerzo de Independiente Rivadavia

Rossi arrancó el último día de carrera con el segundo lugar asegurado. Hasta entonces habían transcurrido 15 pruebas especiales en donde varios golpes de escena fueron sacudiendo a los distintos líderes parciales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here