“Todavía no puedo apoyar el pie en el suelo, pero me entreno todos los días para recuperarme”, confesó el piloto de Las Flores, quien el 29 de noviembre sufrió un accidente que en el que se quebró los tobillos y se luxó la clavícula, mientras entrenaba con la Yamaha “Raptor 700” por los caminos de General Alvear.

LEÉR MÁS  Liga Mundial: sorpresiva eliminación de Las Leonas

El protagonista de la primera victoria argentina en el Dakar está concentrado en su recuperación para estar en la línea de partida el 1 de enero, cuando los competidores larguen simbólicamente desde el Obelisco hacia la ciudad entrerriana de Victoria y al día siguiente comenzar el rally.

Pese al optimismo y a la recuperación, Marcos avisa que esta vez las cosas serán diferentes: “No podré correr para ganar, pero voy a intentar hacerlo tranquilamente, en compañía de mi hermano Alejandro”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here