A diez años de la hazaña de Boca en Japón

 

Ese partido, que enfrentó al Madrid como campeón de Europa, y a Boca, de la Copa Libertadores de América, coronó al equipo argentino como nuevo rey mundial de clubes y consagró a futbolistas como Juan Román Riquelme, genio y figura en el estadio Nacional de Tokio.

El encuentro fue electrizante y los goles llegaron como una ráfaga, ya que Martín Palermo anotó los dos de Boca a los 3 y 6 minutos, mientras que el brasileño Roberto Carlos descontó para los españoles a los 12, todo en un primer tiempo de alto contenido emotivo y un nivel de fútbol más que aceptable.

Boca, dirigido por Carlos Bianchi, había conquistado ese año su tercera Libertadores (las anteriores fueron en 1977 y 1978, y luego sumó tres más en 2001, 2003 y 2007) y acarició su segunda Intercontinental, lo que permitió al club saborear una vez más las mieles del éxito máximo, tal como había sucedido en 1977 frente al Borussia Mönchengladbach alemán.

Para Bianchi, el gran conductor y estratega `xeneize´, fue su segundo título del mundo a nivel clubes, ya que se había consagrado con Vélez Sarsfield en 1994, ante el Milan italiano. El ”Virrey” volvería a coronarse campeón mundial de clubes una vez más el 14 de diciembre de 2003, nuevamente con Boca y otra vez con el Milan como rival, en tierra nipona.

Esos goles de Palermo en Japón, uno tras recibir un pase perfecto del ”Chelo” Delgado y otro luego de una habilitación en profundidad de Román, dieron forma a un ciclo perfecto de Bianchi, puesto que tras haberse coronado en el Apertura 1998, Clausura 1999 y la mencionada Libertadores, se logró el plus que faltaba con una victoria sobre un gigante a nivel mundial.

El triunfo que posicionó a Boca en la cima del mundo, lejos de ser un hecho aislado, fue la piedra inaugural de lo que vendría después, nada menos que 18 títulos, que llevaron a que hace diez días la Federación Internacional de Historia y Estadística del Fútbol lo designara como el Campeón de la década.

De ese plantel boquense aún siguen en el club Riquelme, Palermo y Sebastián Battaglia, mientras que hace apenas seis meses jugó por última vez el ”Negro” Ibarra, quien se despidió del fútbol.

La mayoría de los integrantes de aquél plantel se retiraron y algunos incursionaron en la dirección técnica, como el ”Patrón” Bermúdez o el ”Pepe” Basualdo. Otro caso como el de Nicolás Burdisso, por entonces suplente, sigue en el alto nivel internacional y es pieza clave de la defensa de la Roma de Italia, mientras que el ”Pato” Abbondanzieri, suplente ante el Madrid, se consagró campeón de América este año con el Inter de Porto Alegre.

Respecto de aquel partido en Japón que se cumplen 10 años, planteó un `duelo´ de estilos disímiles, entre el fútbol súper ofensivo del Madrid y en oposición un esquema práctico, simple y efectivo de Boca, que en esa ocasión eligió el contraataque tras haberse puesto dos goles arriba.

La actuación destacada de Aníbal Matellán al anular al portugués Luis Figo, la figura clave de los `merengues´ y un par de decisiones tácticas de Bianchi que trascendieron tiempo después son anécdotas del cruce ante el equipo dirigido en esa época por Vicente Del Bosque, quien alcanzó su pico máximo hace cuatro meses y medio, cuando le dio a España su primer título Mundial.

Bianchi tomó la decisión de quitar del equipo al lateral izquierdo Daniel Fagiani e improvisó en ese sector con Matellán (habitual marcador central), porque lo vio mejor anímicamente para enfrentar a Figo, la estrella del momento a nivel mundial, y fue un gran acierto del estratega. Además, sentó en el banco de suplentes a un ídolo, Guillermo Barros Schelotto, y le dio la titularidad a Delgado, lo que habría originado molestias en Palermo, que recién salieron a la luz este año y de la boca del ”Chelo”.

Lo cierto es que Boca llegó en Japón a la cima del fútbol mundial, con una actuación soberbia de Riquelme, respaldado por un equipo ordenado, pragmático y convencido de su fútbol, tres características que siempre se destacaron en los grandes campeones del club, que es hoy junto con el Milan el más ganador, ambos con 18 trofeos internacionales.

Síntesis.

Boca Juniors: Oscar Córdoba; Hugo Ibarra, Jorge Bermúdez, Cristian Traverso y Aníbal Matellán; Sebastián Battaglia, Mauricio Serna y José Basualdo; Juan Román Riquelme; Marcelo Delgado y Martín Palermo. DT: Carlos Bianchi.

Real Madrid: Iker Casillas; Geremi, Fernando Hierro, Aitor Karanka y Roberto Carlos; Claude Makelele, Iván Helguera y Guti; Luis Figo; Raúl y Steve Mc Manaman. DT: Vicente Del Bosque.

Goles en el primer tiempo: 3m. y 6m. Martín Palermo (B) y 12m. Roberto Carlos (RM).

Cambios: en el segundo tiempo: 12m. Salvio por Mc Manaman (RM); 22m. Fernando Morientes por Makelele (RM); 43m. Guillermo Barros Schelotto por Delgado (B) y 45m. Nicolás Burdisso por Battaglia (B).

Amonestados: Ibarra y Battaglia (B) y Geremi e Iván Helguera (RM).

Arbitro: Oscar Ruiz, de Colombia.
Estadio: Nacional de Tokio.
Cantidad de espectadores: 52.511.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here