A diferencia de Gardel, la vida de Spinetta no parece compuesta para el mito. No tiene origen oscuro, no tiene final trágico y temprano. La parábola spinetteana, a medida que ganamos distancia, empieza a revelarse como una trayectoria luminosa y casi perfecta. Sin embargo, algo los une en el imaginario colectivo: el Flaco y Gardel son la canción de la ciudad en dos mitades del siglo XX. Son la ciudad.

Así, a sólo días de la muerte de Spinetta, comenzaron a sucederse torrencialmente los homenajes. Desde aquel gran concierto de Pedro Aznar hasta decenas de discos y versiones, pasando por el tributo multidisciplinario titulado Mañana es Mejor. Ahora llegó el momento de una muestra en la Biblioteca Nacional.

Curada por el fotógrafo Eduardo ‘Dylan’ Martí, amigo histórico de Spinetta e impulsor de la propuesta, este 10 de octubre se inaugurará una muestra que relevará su producción de dibujos, algunas de sus letras, instrumentos, filmaciones, fotografías y hasta su biblioteca personal. A pedido de su familia, en esta oportunidad no habrá conciertos en el marco del evento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here