El ataque se produjo en un negocio de la ciudad estadounidense de Jacksonville y entre las víctimas se encontraría el agresor. El gobernador del estado de Florida, Ron DeSantis, calificó de «basura» y «cobarde» al atacante.

    El gobernador del estado de Florida, Ron DeSantis, calificó de «basura» y «cobarde» al joven que, motivado por «odio racial», mató ayer a tiros a tres personas afrodescendientes en la ciudad de Jacksonville, en su distrito, y quien hoy fue identificado como Ryan Palmeter, de 21 años.

    Palmeter, que se suicidó luego de un enfrentamiento con la policía, no tenía antecedentes penales, informó la oficina del sheriff T.K. Waters.

    DeSantis, quien compite por la candidatura republicana para las elecciones presidenciales de 2024, rechazó el «horrible» tiroteo protagonizado por el pistolero que «atacó a personas por su raza, eso es totalmente inaceptable».

    «Este hombre se suicidó antes que afrontar la situación y aceptar la responsabilidad por sus acciones, así que tomó la salida del cobarde», añadió el político, citado por la agencia de noticias AFP.

    «Su objetivo era un determinado grupo de personas, los negros; eso es lo que dijo que quería matar, y eso está muy claro», indicó sobre el atacante en una conferencia de prensa.

    El ataque

    Palmeter entró en un comercio de alimentos de la cadena Dollar General armado con un fusil de asalto AR-15, un arma corta que tenía grabada una esvástica, un chaleco antibalas, máscara y guantes.

    Primero abrió fuego contra una mujer en el estacionamiento y después mató a dos hombres dentro de la tienda antes de quitarse la vida.

    Todos los fallecidos eran negros.

    La Oficina del Sheriff confirmó que Palmeter primero llegó a la universidad Edward Waters, donde protagonizó un altercado con la seguridad de la instalación educativa, que lo vio ponerse el chaleco antibalas, según la agencia Europa Press.

    La seguridad siguió a Palmeter hasta que salió del campus mientras avisaban a un agente de Policía.

    Para cuando llegaron las agentes, Palmeter ya había entrado en la tienda.

    A los 11 minutos de escuchar disparos, fuerzas de intervención especial entraron en el lugar para encontrar a los dos fallecidos y el cuerpo sin vida del asesino.

    Como ya apuntara Waters el sábado, reiteró en conferencia de prensa que Palmeter perpetró la masacre «por motivos racistas, porque odiaba a los negros, por decirlo de la manera más simple».

    El sheriff confirmó también el hallazgo de numerosos escritos racistas en la habitación de su domicilio en Orange Park, donde vivía con sus padres.

    «Es el diario de un loco», resumió el oficial y agregó que muestran «la repugnante ideología de odio».

    La investigación

    La policía federal (FBI) va a abrir una investigación sobre el ataque como un crimen de odio, según afirmó el agente especial del FBI en la localidad de Jacksonville, Sherri Onks.

    El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, fue informado sobre la masacre de Florida y otros tiroteos ocurridos en Estados Unidos en las últimas 24 horas, reportó la agencia ANSA.

    El tiroteo del sábado es el más reciente de una ola de ataques con armas de fuego en Estados Unidos el fin de semana.

    Los tiroteos masivos se han vuelto más comunes en el país, donde en muchos estados los ciudadanos tienen fácil acceso a las armas de fuego.

    El sábado también, la policía informó de siete personas hospitalizadas por un tiroteo masivo durante el festival caribeño realizado en la ciudad de Boston (noreste).

    La noche del viernes, dos mujeres fueron baleadas en un juego de béisbol en Chicago; mientras un joven de 16 años murió y otros cuatro resultaron heridos en una disputa tras un partido de fútbol en una escuela secundaria de Oklahoma.