El presidente de YPF, Pablo González, criticó este lunes la postura de la jueza estadounidense Loretta Preska en la causa que trata el resarcimiento al fondo Burford por la nacionalización de la empresa petrolera en 2012. «Ese fallo es un fallo que obtuvo un fondo buitre, que compró ese juicio, o un probable juicio, en España, lo llevó a Nueva York y obtuvo una sentencia favorable a nuestro modo de ver equivocada, que antepone el derecho privado al derecho público», señaló González en declaraciones radiales.

    El titular de YPF explicó que «lo que tuvimos acá fue una ley de expropiación amparada en la norma de satisfacer un bien común, que en ese momento era el autoabastecimiento de energía y la apropiación del 51 por ciento de las acciones de YPF», y agregó que esto «no fue analizado por la jueza como debía ser, y le dio un fallo favorable a un fondo buitre al cual ordena indemnizar».

    «Es un juicio que debería haberse resuelto en nuestro país, porque en realidad si hay que analizar las consecuencias jurídicas de una ley de expropiación dictada por el Congreso Argentino, no sé por qué lo tienen que interpretar una jueza de Estados Unidos», agregó.

    El funcionario aclaró que el monto de la indemnización es un monto a fijar aún, ya que en el juicio aún restan dos instancias de apelación que la Argentina seguirá defendiendo. Para González, «si la multa para la Argentina llegara a ser de 5.000 millones de dólares -el fondo pretende más del doble-, como el año pasado YPF facturó 18.000 millones de dólares, sigue siendo una buena decisión el haber expropiado».