El Ejército sudanés y el grupo militar FAR acordaron un armisticio para garantizar la evacuación de civiles y heridos, reportaron medios. Sin embargo, el Ejército no ha confirmado oficialmente esta tregua.

    El Ejército sudanés y el grupo militar Fuerzas de Apoyo Rápido (FAR) alcanzaron este martes (18.04.2023) un acuerdo de alto el fuego de 24 horas, propuesto por Estados Unidos, para poder garantizar el paso seguro de los civiles y la evacuación de los heridos, informaron medios.

    El alto el fuego comenzará a las 18:00 hora local (16:00 GMT) de este martes y no se extenderá más allá de 24 horas, confirmaron el líder del Ejército de Sudán, Abdelfatah al Burhan, a la cadena estadounidense CNN, así como el miembro del consejo militar sudanés, Shams al Din Kabbashi, a la cadena saudí Al Arabiya.

    Anteriormente, el líder de las FAR, Mohamed Hamdan Dagalo, alias «Hemedti», aseguraba en su cuenta oficial de Twitter que aceptaba un armisticio de 24 horas. Ambas partes habían acordado en los días anteriores treguas de unas pocas horas para permitir que los civiles atrapados en el fuego cruzado pudieran ser evacuados y salieran a las calles para abastecerse, aunque los combates no cesaron.

    Declaraciones contradictorias sobre el alto el fuego

    Hasta el momento, el Ejército sudanés no ha emitido ningún comunicado confirmando esta tregua y, de hecho, el único mensaje difundido hoy por parte de las unidades castrenses al respecto ha sido para acusar a las FAR de que aceptaban esta tregua de un día para «encubrir la aplastante derrota que recibirán en unas horas».

    En el cuarto día de combates, que casi ha dejado 200 muertos, varias explosiones sacudieron la capital, Jartúm. Al menos dos hospitales de la capital fueron evacuados «mientras los cohetes y las balas acribillaban sus paredes», alertaron los médicos, que afirman haberse quedado sin bolsas de sangre y sin material sanitario. Además, numerosas oenegés y agencias de la ONU suspendieron sus actividades ante los saqueos y las «graves vulneraciones» ocurridas contra su personal.

    Los choques que comenzaron el pasado día 15 entre los líderes militares rivales se producen tras semanas de tensiones sobre la reforma de las fuerzas de seguridad durante las negociaciones para un nuevo gobierno de transición, lo que ha llevado al país africano al borde de una guerra civil.