La directora gerenta del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, puso el acento en el impacto negativo de la sequía en la economía argentina. Destacó «el compromiso del gobierno de continuar afinando las políticas a la luz de las condiciones en las que se encuentran” para cumplir con las metas establecidas en el programa.

    Georgieva habló de la situación argentina en una conferencia de prensa que brindó en la ciudad de Washington, el marco de las Reuniones de Primavera del FMI y el Banco Mundial.

    “Permítanme reconocer que, en la segunda mitad del año pasado, las autoridades argentinas han encaminado esfuerzos a desarrollar una gestión prudente y cumplir con las metas del programa”, destacó Georgieva, quien recordó que el 31 de marzo pasado el directorio ejecutivo «completó la cuarta revisión del programa gracias a lo que ha hecho el país”.

    En ese contexto, la directora gerenta del FMI señaló que “la Argentina se vio afectada por una grave sequía que ha socavado el desempeño de la economía y está perjudicando significativamente a la población del país”, y planteó además que esa situación “ha complicado el trabajo de los políticos”.

    Por este motivo, explicó que el organismo ha analizado las implicancias de este shock y que se han “acomodado parcialmente en la modificación de la meta de acumulación de reservas internacionales netas”.

    “Sabemos que tenemos el compromiso del gobierno de continuar afinando las políticas a la luz de las condiciones en las que se encuentran”,
     añadió. Finalmente, la directora gerenta del Fondo remarcó que el éxito del programa “redunda en la implementación, y la implementación seguirá siendo lo importante incluso en estas circunstancias tan desafiantes”.